Imagen de FÍATE

Imagen de FÍATE

miércoles, 13 de noviembre de 2019

ULTIMÁTUM

Sangre derramada para la salvación del mundo: vino nuevo que alegra el triste corazón del pecador
Escribo con el único fin de obedecer a Dios, que nos manda amar a los hermanos como a nosotros mismos. Esta ley es superior a las humanas y entra en contradicción con ellas cuando están corrompidas. En esto no hay duda ni temor: han sido muchos los cristianos que han desobedecido las leyes de su tiempo por injustas.
Soy docente desde hace 34 años, e hijo de docentes. Conozco la educación de tiempos de Franco y la nuestra, y estoy en condiciones de afirmar que aquella superaba con mucho a la actual. El deterioro educativo ha sido imparable y aún va a peor. Estamos entrando en una etapa de adoctrinamiento salvaje.
Sánchez-Iglesias-Ortúzar-Junqueras, van a gobernar España haciendo violencia sobre la mitad de los españoles. Para ello usarán el terror y la estorsión sobre el que piensa diferente. Ya hace tiempo que lo vienen haciendo conmigo.
Todos ellos son títeres que escuchan la voz del que solo quiere dividir para medrar él. No temen a Dios ni les importan las personas y se pueden convertir en tiranos en un abrir y cerrar de ojos.
Su extravío y su pecado les nubla la mente y llegan a creerse sus fábulas, y atacarán a los que piensan diferente porque se creen autorizados a juzgar y condenar. Tenemos así por delante una pesadilla:
Nos quitarán a nuestros niños desde que nacen para "civilizarlos", impidiendo que los padres les transmitan sus "esquemas erróneos de pensamiento que son causa de violencia y división en la sociedad: Contra la mujer; contra la Madre Tierra; contra la verdad histórica; contra el derecho sobre el propio cuerpo; contra el progreso; contra el ídolo de la democracia..."
Asi mismo decretarán arbitraria (y sádicamente) la muerte de muchos seres, considerando que gastar dinero en ellos es para su daño y que la ley de la solidaridad obliga a gastarlo en otros ciudadanos que lo necesitan más.
Ejercerán un control total sobre toda actividad económica, suprimiendo de hecho el ejercicio autónomo de cualquier profesión u oficio; esclavizarán a la población con tasas abusivas; la debilitarán con el fomento de toda clase de perversiones y vicios; y le arrancarán el ánimo mediante el abuso del poder. 
No hay escapatoria puesto que todos los partidos están envueltos en este proyecto para que la impostura se disimule por el mantenimiento del trampantojo de la democracia. Será una agonía dolorosísima... si Dios no lo remedia. La soledad de las personas será espantosa; y por el distanciamiento impuesto entre unos y otros, por el aislamiento, cuando echemos de menos a alguien durante un tiempo, no sabremos si es que le han hecho desaparecer. En esta sociedad, cada cual será policia y juez de su vecino, al estar en juego la seguridad propia si se entra en contacto con disidentes de la ideología dominante. Entramos, ciertamente, en una sociedad terrorífica.
La educación y la sanidad degenerarán de su función original y se convertirán -ya lo son de hecho en gran parte- en medios de control y de exterminio.
El juego se ha terminado. Los que siguen tratando frívolamente la política en las redes son abiertamente culpables de engañar a la población. A partir de ahora ¡sálvese quien pueda!
Ante este panorama solo caben dos cosas: A Dios rogar y con el mazo dar. Quien pueda, tiene el deber moral de hacerlo. Y no lo digo yo, lo dice la sangre de un inocente que clama mejor a Dios que la de Abel para que se acabe el mal sobre la tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario