Imagen de FÍATE

Imagen de FÍATE

sábado, 29 de junio de 2019

LOCO POR CRISTO

De los labios purisimos de Cristo salen estas palabras: ADELANTE ESPAÑA!!

Ayer fue la Procesión del Corazón de Jesús. Ardía Toledo. Tocó la banda el himno y salimos con las bellísimas imágenes de los Sagrados Corazones de Jesús y de María; aplausos, comentarios, cantos, y cada palo con su vela, con las alcuzas medio llenas o medio vacías, según se mire. Y en el recorrido oraciones subiendo al cielo... María iba delante, confiada en que Jesús la seguía pero Él se volvió a perder. Y de nuevo fue en el Templo el reencuentro... Yo venía con Cristo, pidiéndole a la banda que no dejarán de tocar la triunfal, y desgañitándome. Por fin nos acercábamos y... OH MILAGRO! el fuego ambiental empezó a ceder y vino un viento refrescante y amable, nos abrazó amorosamente en las presencias de Jesús y de María la brisa suave de Elías, cuando TODOS, como una sola voz y con fervor palpable pronunciamos las palabras de la CONSAGRACIÓN de España al Corazón de Jesús que haremos el próximo domingo en el Cerro de los Ángeles. Si Dios está con nosotros, quién estará contra nosotros. ADELANTE, ESPAÑA!!

viernes, 28 de junio de 2019

¡¡¡IDIOTA, IDIOTA Y MÁS QUE IDIOTA!!!





¡NUEVO; SEMANA MONOGRAFICA! ¿Le importaría, señor, decirme cuántas estampitas tengo? Es que no sé sumar, ¿sabe Vd.?


¡TONGO!, se gritó tras las elecciones. Yo lo anuncié antes y después; dije que no iba a ser un proceso limpio y, vistos los resultados, que había habido fraude.
Un día leí en el periódico, como si fuera normal, que "no se podía culpar a la empresa de recuentos". Pero ¿por quién nos han tomado?
Primero, nos dicen que hay profesionales en contar votos, que los han contratado para la ocasión y que hay quien dice que no lo han hecho bien. Surrealista.
Yo pensaba que lo hacían  los miembros de las mesas con la estricta vigilancia de los comisarios de cada partido. Y por eso, al ver en mi mesa a tres mujeres jóvenes se me ocurrió preguntarles si habían salido la noche del sábado, a lo cual una de ellas confesó que sí.
En resumen, Señor Abascal, que le han burlado unos cuantos diputados. Téngalo en cuenta porque puede ser que las elecciones se repitan.
Anda ya la prensa armando la bolera de nuevo. Y dicen que los de VOX votarán al PP. Nos meten miedo otra vez ¡qué bárbaros!
VOX , por ser nuevo, tiene en sus filas infiltrados, normal; pero se les pilla por lo que hacen o dejan de hacer.
En concreto, hay que exigir:
1. CLARIDAD Y BUEN JUICIO en la selección de los miembros de las mesas.
2. REVISION DEL PROTOCOLO del voto por correo (Correos ya se ha mostrado PARCIAL otras veces).
3. GARANTIA EN EL RECUENTO y que lo hagan los ciudadanos y no una empresa para hacer negocio, que no es para tanto contar unos cientos de papeletas y hacer unas sumas sin prisas, pues vale más  esperar unas horas que cuatro años.
Y por favor, digamos todos las cosas claras, que como dice el refrán: "es preferible ponerse rojo una vez que amarillo un millón".
Porque si no lo hacemos tendremos que cargar con el sambenito de que nos llamen idiotas -y no una sino tres veces- los propios y los extraños.

VOX Y LOS ESPAÑOLES, por Salvador de Madrepatria

NADA HAY OCULTO  A LOS OJOS DE DIOS 


¡¡ESPAÑOLES!!:
No os sigáis engañando unos a otros. La situación de España es alarmante.  La mentira nos tiene cogidos por la solapa; y como no saquemos las uñas inmediatamente... ¡adiós España!
No es una profecía ni un mal augurio; es la pura verdad. Por otra parte, a nadie debería extrañarle, pues no es nada nuevo. En los últimos 80 años no hemos entrado en guerra y nunca hubo en la historia de España un periodo de paz tan largo.
Hoy, mientras "los buenos" de Toledo sacan en andas al Corazón de Jesús, el "muy católico" ayuntamiento socialista cede su plaza, que es también la de la catedral, para una banda heavy del "orgullo gay".
¿De qué lado está Dios? ...
Lo que sabemos es que en el corazón de España está soplando un viento abrasador, en el que unos y otros se van a freír. ¿Y quién ganará? Pues el que tenga más virtud, porque no por decir 'Señor, Señor ' se entra en el Reino de los Cielos.
Y no voy a decir más sobre política y verdad. Esta entrada del blog queda abierta para que Vds, los lectores, la completen con sus comentarios, si es que el futuro de nuestra patria les importa, que estoy seguro de que sí.
Y les recuerdo que Dios trajo en muchas ocasiones lluvia a los campos de España cuando la gente sencilla se lo pidió; la lluvia, que es lo mismo que decir el pan. Y lo ha hecho porque le importamos y se preocupa por nosotros. ¿O no? Y ¿no es de bien nacidos ser agradecidos?
Espero sus comentarios. Un saludo fraterno 

Sagrado Corazón de Jesús, ¡¡EN VOX CONFÍO!!  (aunque sólo porque creo que nos lo has traído tú, en estos momentos, como aguijón que pinche las conciencias.)
¡¡SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, EN VOS CONFÍO.  INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA, SED LA SALVACIÓN DEL ALMA MÍA!!
Pidamos con fe, hermanos, ¡que perecemos!
Este fin de semana puede ser el comienzo del resurgir de una Nueva España. Ésta está ya demasiado podrida... El domingo ¡todos al Cerro de los Ángeles a implorar misericordia a Dios con el corazón arrepentido por nuestras dejaciones, desamores y pecados, ofreciendo el sacrificio de pasar más que calor gustosamente, convencidos de que nos lo merecemos! Tal vez así, todavía Dios tenga piedad de nosotros y nos siga manteniendo con vida y bendición. 





ALEJANDRO


A veces perdemos para ganar... ¡Felicidades, Alejandro, y gracias por tu Vida!


Hemos enterrado a Alejandro, al lado de sus padres y los míos. Crecimos juntos, como hermanos, compartiendo penas y alegrías, y se nos fue en un mes, con 61 años y lleno de ganas de vivir. Nos tenía acostumbrados a grandes sacudidas emocionales y su muerte fue la última de ellas. Se fue estrujándonos el corazón, dándonos un abrazo estrechísimo, colmadísimo, a la medida, por fin, de esas ansias de amor suyas que en vida le hicieron padecer tanto. Ahora puedo ver con claridad quién era esa persona que Dios me puso tan cerca, tanto tanto, que llegué a confundir su anhelo de amor con torpe egoísmo.
Insaciable buscador de la verdad y la justicia, rendido admirador de la belleza; declarado defensor del culto reverente a la bondad, desfacedor nato de entuertos, Sanchijote por los cuatro costados.
Venía a ti como vienen las olas del Mar Cantábrico, directas e impetuosas las más de las veces, tremendamente alzadas otras y, en el mejor de los casos, apaciguadas y amigables. Olas inquietas de un mar ancho y dilatado, con rumor de espumas, fuerte olor a sal y ansias de abrazar la tierra.
Agotado de buscar amor, murió; no viéndose correspondido, emigró; faltándole el amor, como al que le falta el aire, se fue en su busca.
Yo comprendo que se nos haya ido y me alegro por él, pues estoy seguro de que ahora está mejor.
Han pasado dos años desde su muerte y en este tiempo han sido muchas las veces que he recordado su última imagen, ya sin vida. Ningún muerto me había impactado tanto como mi primo. Tan fuerte era su presencia en mi alma que al ver su cuerpo sin vida, como si no fuera posible, me fui directo a él y le di un beso. 
La víspera de su muerte, el día de la Anunciación, le recordé la dicha que nos había venido por el fiat de María, la nueva Eva, y le animé a dar el suyo. Veinte años atrás había hecho algo parecido con su padre, leyéndole el Génesis mientras esperaba a la muerte, por parecerme que en el principio de la Revelación podía encontrar su alma, ávida de verdad, más sustancia que en otros pasajes de la Biblia.
En aquel doloroso trance del repentino deterioro de Alejandro, cuando de sus acciones ya no se podía deducir su grado de consciencia, me di cuenta de que su alma estaba avezada en el discernimiento de espíritus, por lo que no me cabe ninguna duda de que está en vías de salvación.
Nos dejó Alejandro a su muerte un gran vacío y por ese efecto pudimos calibrar mucho mejor hasta qué punto era un alma grande y una excelente persona. Descanse en paz. Amén.
(Hoy, 8 de julio, es el cumpleaños de Alejandro; sírvale de homenaje este texto.)

martes, 25 de junio de 2019

¡ESCUCHA!

!Ama la Vida y ama al Amor!


¡Buenos días a todos! “Dios es cariñoso con todas sus criaturas” (Sal 144) ¿Se dan cuenta? En eso se condensa su infinita bondad. No hay “bestia humana” que no reciba su amor. Pero lo que todavía es más grande es que, ostentando ese record en solitario durante una eternidad, un día lo pulverizó, haciendo sitio a su lado a una muchedumbre laureada incontable, los Santos, encabezados por Jesucristo. El programa electoral ganador está claro. Una nación será fuerte y próspera cuánto más se acerque a esa meta: Amar como Dios.
Para eso hace falta amar con todo el corazón, con toda el alma, con toda la mente y con todas las fuerzas. ¿Queda algo humano al margen de este eslogan? Su desarrollo está contenido en las páginas de la Historia de Nuestra Era: Un combate constante entre las fuerzas del Espíritu y los instintos de la carne, con cruentas batallas pero con un balance de veinte siglos de bendiciones.
El Espíritu sigue mandando hoy desde una cruz. Levanto la vista del papel y veo el cielo azul cruzado por la huella blanca de un avión que transporta corazones amantes al encuentro de otros que los esperan. Veo un bosque de pinos, un monte de olivos y un molino, en espacios protegidos por las leyes humanas. Veo carreteras transitadas por coches impulsados por el deseo de una vida en paz de trabajo y amor. Y a todo lo que veo le acompaña el sufrimiento cotidiano que causa el egoísmo. Pero el sol brilla en lo alto, y con las últimas lluvias está fecundando el campo para que en primavera florezca.
La vida humana es eso: gozar de la bendición de Dios hasta ser uno con Él en el postrero día; aprendiendo la ciencia de la Cruz que saca oro del estiércol, brillo del óxido de la finitud; que vence los incesantes obstáculos que con retorcidas razones ponen en nuestro camino los enemigos de la Cruz para frustrar nuestra esperanza. Ellos, “cuyo dios es su vientre, cuya gloria son sus vergüenzas, y cuyo paradero es la perdición” (S. Pablo) traman continuamente el mal y renuncian a obrar sensatamente.
No está lejos Dios de los que le buscan, y más pronto que tarde, terminan éstos por reconocerle a su lado. Y cuanto más enzarzado esté el camino más próximo estará Dios; porque se compadece de nuestras caídas y de nuestros desgarros y en nuestro desvalimiento nos llama con voz trémula y suplicante para aliviar nuestro dolor. Si uno camina, camina en Dios. Y si camina, ya está en la Verdad aunque aún no la vea; y ya está en la Vida, aunque esté envuelto en sombras. Porque Jesucristo es el Camino y la Verdad y la Vida.
Cuando uno ansía amor, está en camino y el sol está a punto de romper las brumas que atenazan su corazón. Si persiste en ese afán, se irá sobreponiendo al temor y crecerá en conocimiento y fortaleza. Con la ayuda de la paciencia que es la madre de todas las virtudes, un humilde labriego, un trabajador de una fábrica, un parado, encontrarán sentido a su vida y cuando el Padre los llame a vivir con Él para siempre, su cuerpo terreno volverá a la tierra… y polvo serán, más polvo enamorado.

HABÍA UNA VEZ UN CIRCO...

!!GRACIAS, SEÑOR PAYASO!!
Había una vez un circo y en el circo había un payaso que quería ser trapecista. Un día que el circo estaba a rebosar, recibió el director una llamada. El trapecista había tenido un problema y no iba a llegar a tiempo... Fueron minutos tensos y finalmente surgió de aquello la oportunidad que el payaso llevaba tanto tiempo esperando... 
Con un fuerte aplauso lo recibieron en la pista. ¡Qué bien se veía el payaso con aquel traje brillante! ¡Y qué grandioso parecía el circo desde la altura del trapecio!... Se hizo el silencio... Redoblaron los tambores ...¡rrrrrrr...! ...y voló por los aires el payaso a su destino... ¡¡Ohhhh!! ¡No alcanzó a coger el trapecio! Y el duro suelo fue el final de su corta carrera... aunque no de su vida, gracias a Dios.
Pasaron largos meses sombríos en la vida de Miguel. Pero como el tiempo todo lo cura, llegó por fin un día en que aquel payaso en silla de ruedas recobró su natural talante. Y empezó a hacer felices con sus gracias a los niños del barrio, recuperando también él su alegría. 
Un día le vio un chulito haciendo 'tonterías' y le gritó: ¡PAYASO! Él le miró y, sin enfadarse, le dijo:   - Y si Dios me quiere así ¿quién soy yo para cambiar sus planes?

Solía pensar en mi juventud que mi habilidad para contar chistes era muy poca cosa comparado con ser un ingeniero o un arquitecto, pero ¡qué equivocado estaba! Sucedió que, siendo yo de naturaleza jovial, me vi con taitantos años más seco y mustio que un cactus... que hasta pinchaba y todo. No había podido ni querido estudiar una carrera dura y en vez de eso había estado vagando por caminos áridos. No sé cuánta responsabilidad tuve yo en forjarme ese destino errático por el que anduve 'cabizbundo y meditabajo' tanto tiempo. Aunque da igual, porque ahora ya no estoy así y no quiero perder ni un solo minuto en pensamientos vanos. Ahora quiero ser útil con lo que soy: Contando chistes, escuchando con paciencia al que necesita desahogarse, haciendo buenas preguntas, siendo servicial, sonriendo a todos, enseñando al que no sabe, alegrando a los que me rodean, etc.
De niño fui muy feliz. Mi madre era una mujer con mucha vitalidad y con muchas ganas de sacarle todo su jugo a la vida. Entendía perfectamente que una buena cristiana no podía ser tristona; y aunque tuvo muchas contrariedades y sufrimientos, nunca se dejó abatir por ellos y volvía una y otra vez a recuperar sus ganas de vivir. Al final, con casi 80 años, tuvo que dar su brazo a torcer y -acción de Dios por medio- mudó la fortaleza de carácter por el más pacífico y entrañable abandono que imaginarse pueda.  
Con aquella madre de mi niñez no había posibilidad de aburrirse, y en torno a ella fui desarrollando destrezas y habilidades de muy diverso tipo para hacerme la vida más amena e interesante. Además, mi padre, mis tíos, maestros, amigos, sacerdotes y una riquísima galería de buenas personas que me fui encontrando, colmaron mi existencia de experiencias positivas. Yo no he sabido muy bien aprovechar todo ese caudal pero como nunca es tarde si la dicha llega, miro hacia delante con ganas de mejorar.
Fui varios cursos profesor en la Universidad, formando a futuros maestros, y no siendo erudito en ninguna materia, enseñé lo que me parecía más valioso de mi propia experiencia docente, echándole valor al asunto. Mi formación en la facultad de Ciencias de la Educación me había resultado poco práctica para ejercer la profesión y decidí compartir con mis alumnos de Magisterio las cosas útiles que había aprendido por mí mismo en más de veinte años de carrera docente. Enseñando Didáctica de la Lengua Inglesa, quise hacerles entender que a un niño de cinco años no le parece una tontería que su maestro se ponga a "su altura" y que en cuclillas, como una gallinita, empiece a cacarear contando los huevos que ha puesto por las esquinas: "One, two, three eggs... four, five, six eggs...". ¿Qué pensarían aquellos universitarios al verme cloquear delante de ellos batiendo mis alitas? Vete tú a saber; lo que es seguro es que no iban a olvidarse nunca de que alguien había intentado mostrarles un camino real para abordar los problemas peliagudos que se habrían de encontrar a lo largo de sus carreras en las aulas.
Cuando se ha abusado tanto de las palabras, hasta hacer tediosa la escucha, la experiencia que acabo de comunicar no es trivial. Es un aviso más para revisar el concepto de conocimiento que prima en nuestro sistema educativo y en la sociedad en general, basado en los contenidos librescos, sin relación a la vida real.
Hace unos minutos colgué aquí mismo otro artículo lamentando que también entre los católicos tenga entrada ese sucedáneo de conocimiento que deja fuera de juego hasta al propio y único Maestro. Así las cosas, urge no avergonzarse de lo que nos vaya enseñando la Vida. Está claro que ahí, en una existencia honesta y sincera consigo mismo, hay una verdad incontestable, que el mismo Espíritu Santo confirma a los que se dejan llevar por Él.

lunes, 24 de junio de 2019

APOSTASÍA POR INCUBACIÓN INCONSCIENTE


El brillo del saber humano nubla la mente
Santo Tomás de Aquino, el doctor arrodillado, cuando ya había escrito toda su obra, siguió recibiendo a través de la oración conocimiento tan sublime que él mismo lo consideró "incontable".
Hoy, con muchos cristianos, pasa lo contrario. Su conocimiento está colonizado por el mundo. Ante un discernimiento delicado, por prudencia mal entendida, acuden para ser iluminados a doctores no arrodillados, plegándose a una jerarquía distinta a la que Jesús estableció en su Iglesia, en la cual van de la mano gracia y conocimiento.
Urge volver a la centralidad de Jesucristo, Dios y hombre verdadero, por medio de una vida de piedad y diálogo sincero con Él. Un abrazo fraterno.

CASADOS SACERDOTES

¿Llegará a ser un hombre?
El ‘sacerdote’ está para hacer presente al Señor en medio de su pueblo. Oficia la unión esponsal en cada Eucaristía. Sin él, no habría ‘vida conyugal’ entre Cristo y su Iglesia, no habría vida del cielo en la Tierra, ni vida en sí misma. Si se acabaran –que no va a suceder- los sacerdotes sobre la Tierra, sería el final –en falso- de una mala película. San Pablo comparó el matrimonio entre un hombre y una mujer a esa unión que Cristo tiene con su iglesia. Del mismo modo que Él entregó su vida para presentar a su Iglesia limpia de toda mancha ante Dios, nos insta San Pablo a dar la vida por nuestras esposas para que puedan ellas embellecerse y así llegar a Dios.
La Iglesia, favorecida por un don tan sublime –ser elegida de Dios- debe a su vez entregarse en cuerpo y alma al que es su Señor, con la confianza y el abandono total que el sacrificio de su Señor por ella merece.
En ese jugoso abrazo de amor se resume la dicha humana. Descubrir las delicias que encierra ser abrazados en la Cruz salvífica por Dios mismo, es el camino ardiente y lleno de bienaventuranzas al que con ternura inefable nos llama el Señor.
Así mismo, la mujer, sintiéndose elegida incondicionalmente por su marido, en total renuncia de éste a sí mismo, experimentará la misma atracción irresistible por él que la Iglesia por su esposo Cristo. Para que sea posible esta relación de amor entre los esposos se precisa que dentro del matrimonio haya un oficiante de esa unión esponsal, verdadera Eucaristía de la pequeña Iglesia doméstica. ¿Quién es en el matrimonio el más llamado a hacer presente al Cristo total, sacrificado para siempre? El varón. Él debe renunciar a su cuerpo y a su alma en bien de su esposa; en diálogo permanente con Dios, estará siempre dispuesto a abrazar sin reservas a su amada, colmando así la razón de su existencia: verse amado por ella. Por este motivo, la urgencia del momento presente es extrema, es una emergencia: El Amor –humano-divino- se ha debilitado hasta casi morir por falta de oficiantes de la unión esponsal, por falta de casados sacerdotes.