Imagen de FÍATE

Imagen de FÍATE

jueves, 21 de septiembre de 2017

TALLER DE LA PALABRA



 
URGE INTEGRAR

0.     
Introducción                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 
                                                                                                                                                                                                                 
No es verdad que los alumnos no quieran aprender, lo que sucede es que les hemos ido quitando a las aulas su encanto y muchos alumnos ya las han clausurado en sus hambrientas imaginaciones.
Los entornos de aprendizaje enriquecidos se construyen fuera del aula y apelan a la curiosidad natural y al atractivo del asombro para captar voluntades y talentos.
Es un campo por labrar. En principio basta con hacerse con un hueco espacio-temporal en la apretada agenda escolar y elegir un cultivo apropiado; que no sea ni muy exigente ni muy simple.
Según el criterio de algunos colegas del IES Universidad Laboral, para una actividad de este tipo sería  aconsejable empezar con algo relacionado con la expresión artística, por varios motivos:
·         Favorece mucho el restablecimiento del flujo comunicativo.
·         Porque una actividad ligera es lo más apropiado para un proyecto que empezará bajo la modalidad de actividad no incluida en el currículum.
·         A menudo la expresión artística es la última en rendirse al desmantelamiento cognitivo que afecta a muchos de nuestros alumnos.
·         Suele concitar suficientes acuerdos como para usarla como plataforma de lanzamiento del aprendizaje.
·         Por su carácter transversal es un excelente vehículo curricular.
·         Tiene una inmediata gratificación por prestarse fácilmente al espectáculo público.
·         Favorece la creatividad en un ambiente distendido y en el que todos tienen algo que aportar.
·         En el imaginario colectivo suele ir desvinculada de los estereotipos de aprendizaje que han sido estigmatizados por muchos alumnos.
A estas ventajas, específicas del área artística, hay que añadir otras que son generales, comunes al trabajo por entornos, sean estos del tipo que sean, y entre ellas destacan las siguientes:
§  Realizan una transición del modelo educativo actual a formas más adaptadas.
§  Son un vivero de talentos donde resulta más sencillo descubrir las fortalezas individuales y preparar los apoyos reglamentarios que prevé el sistema.
§  El alumno es el protagonista del aprendizaje y el profesor un facilitador, que anticipa, diseña, asesora, orienta y acompaña, lo cual supone un cambio de perspectiva fundamental para la transformación del escenario docente.
§  El profesor se puede entrenar en ese nuevo rol sin carga adicional de estrés.
§  Se promueve la inserción escolar en los distintos entornos vivenciales de los alumnos; con proyecciones sociales diversas de las que se pueden enfatizar aquellas que resulten más oportunas en cada momento educativo:
ü  producción de bienes;
ü  formación cívica;
ü  aprovechamiento de recursos;
ü  descubrimiento de sinergias;
ü  apertura a la actividad empresarial e investigadora;
ü  creación de formas de bienestar ligadas a la colaboración;
ü  etc., etc.



La razón de que subtitulemos nuestro proyecto “Algo más que un Taller Literario” tiene que ver con la logística del proyecto. Estando, como está, la pelota de la educación en el tejado, es mejor no “hacer nada” que lanzarse apresuradamente ‘a la aventura del cambio’. Además, con la falta de estabilidad que afecta actualmente a la plantilla de la Laboral, sería una temeridad ponerse a hacer reformas que con toda seguridad encontrarían muchos detractores en los diferentes sectores de la comunidad. En tanto no se despeje este panorama, el trabajo por entornos de aprendizaje enriquecidos será más una referencia en el camino de la renovación pedagógica que un modelo a imitar.
En este contexto, la propuesta que presentamos al centro para el presente curso es modesta pero al mismo tiempo es el comienzo de un trabajo a largo plazo; siembra y abona el terreno para un cambio educativo.
Actualmente, en la mayoría de los centros públicos de enseñanza se trabaja mucho pero sin salirse del surco establecido, y una iniciativa como la que proponemos, si todo va bien, servirá para suscitar interrogantes en la mentalidad educativa dominante. La idea es ir transformando los escenarios docentes ‘sin hacer ruido’, con el ejemplo más que con la palabra, acercando a los distintos agentes educativos formas nuevas y atractivas de trabajar que funcionen, de forma que pueda ir recuperándose la ilusión por la tarea.
Este proceso conlleva romper inercias que en virtud de esquemas culturales obsoletos están lastrando penosamente nuestra labor cotidiana. La rutina y la fatiga, la falta de entusiasmo que predomina en todos los sectores, es hoy el principal hándicap de la educación.
Empezaremos como ‘un simple taller’ pero teniendo de fondo ese modelo de entornos enriquecidos que ya ha sido ensayado con éxito en contextos más propicios que el nuestro.
Como a lo tonto, convocaremos a los alumnos a un punto de encuentro literario, invitándoles a participar de una reunión en la que el único elemento modulador será el empleo del lenguaje como medio de enriquecimiento personal. Con el profesor como guía, el itinerario a recorrer irá progresando, si Dios quiere, desde un pool de ideas (un ámbito desestructurado) a un entorno de trabajo enriquecido como los que están ya funcionando en otras partes.
Aprovecharíamos la hora del recreo para abrir nuestro taller de la palabra y se nos antoja providencial que dispongamos de un aula como ‘Repanse de Joie’ para realizar este encuentro. En el centro del recinto y de la jornada ‘laboral’, por unos minutos se convertiría en el lugar apacible para hacer una pausa que indica su nombre.
Como en cualquier actividad humana, también en la labor docente se consigue un mejor resultado si se realiza con alegría y eso lo tenemos muy presente al hacer nuestra propuesta.
El debate educativo actual incorpora la gran novedad de reconocer lo que algunos llaman pasión como algo fundamental para tener éxito en las tareas.
En el ámbito anglosajón se ha acuñado el término grit [liter.: firmeza de carácter] para referirse al conjunto de disposiciones interiores que predicen con mayor exactitud el éxito personal y/o educativo. Esas variables tienen que ver con la tenacidad, la persistencia en la búsqueda de soluciones, la resiliencia, la interpretación positiva de los fracasos parciales, la capacidad para encontrarle gusto a lo que se está haciendo, la traslación de la recompensa desde el producto al proceso, la capacidad para comunicar a otros el propio entusiasmo por la tarea, la sabiduría para transformar los inconvenientes que van surgiendo en ventajas o en impulso para avanzar hacia el objetivo final y una serie de virtudes ligadas a lo que coloquialmente conocemos como saber estar o ser de buen compás y que depende mucho de subordinar las metas parciales a una meta más global y permanente.



                                                                                   ¿Quién encierra una sonrisa?
    ¿Quién amuralla una voz?”

Muchos libros se necesitaron para hacer la bomba atómica, en cambio, a Miguel Hernández, apenas instruido, le bastaron los dos versos anteriores para mostrarnos el arma que es aún más poderosa que la misma bomba atómica: el afecto y la palabra, azotes de la violencia y baluartes de la libertad.


1.      Por qué un taller literario

La palabra...
Para cada una de las personas que habitualmente trabajamos en contacto con el lenguaje escrito, es más que evidente que dicho instrumento contribuye decisivamente al bienestar individual y social. Se desprende de aquí que su manejo temprano impulsaría el anhelado cambio educativo y cultural. Por otro lado, somos igualmente conscientes de la enorme carencia que en el dominio de las destrezas lingüísticas padecen nuestros alumnos y por ende, nuestra sociedad.
     Superar esa barrera resultaría de trascendental importancia en estos tiempos en que las nuevas tecnologías brindan, a quienes poseen un mínimo de habilidades cognoscitivas, un horizonte de insospechado alcance.

El afecto...
Partiendo de la premisa de que aprender a leer y aprender a pensar son caras de la misma moneda, creemos que no se avanzará en dichos procesos en tanto el individuo no tenga satisfechas dos necesidades básicas previas, a saber:
-          El sentimiento de pertenencia a un grupo y
-          La conquista de una adecuada identidad personal.
En el primer caso se hace obvia la necesidad de una buena socialización para madurar como persona e igualmente, en el segundo, la necesidad de desarrollar la autoestima y la auto-confianza a partir de la imagen que nos devuelven los demás. Se da el caso de que para echar esos cimientos, la argamasa que se emplea es la misma: el afecto.


2.      Qué objetivos persigue una formación literaria
No nos basta con que el joven, o el adulto, lean y escriban, queremos que su lenguaje sea productivo, que sirva para construir una realidad más justa. Sólo en este sentido la palabra se puede considerar un instrumento liberador, un instrumento provechoso.
Este objetivo nos hace presente el que la sociedad está  demandando al sistema educativo: las competencias, o sea, ese conjunto de recursos personales (emocionales, de relación, de adaptación, etc.) que constituyen, a modo de puntales, la garantía de nuestras democracias, y que requieren desarrollar habilidades como la capacidad de diálogo, la tolerancia, la solidaridad, la responsabilidad, la creatividad, la participación, el aguante, la iniciativa y el espíritu crítico, entre otras.
Estas disposiciones son sólo posibles a partir del descubrimiento del otro como alguien que tiene unas capacidades, necesidades, intereses y sentimientos tan legítimos como los nuestros y que es preciso descubrir, valorar y respetar.

Es por ello que un proyecto de taller literario no se puede desvincular, ni ser un mero apéndice, del currículum oficial sino que debe converger con él y medir su utilidad con esa referencia.
Al hacer una evaluación inicial de los alumnos se constata la gran dificultad que tienen para acercarse al lenguaje literario –comprender y expresarse bien- pero se advierte igualmente la proliferación de situaciones conflictivas que traban su convivencia.
Desde un punto de vista cognitivo-conductual se encuentra una vinculación entre ambos hechos –pobreza en el lenguaje y conflictividad- y el abordaje de esa doble carencia configura un itinerario curricular.
En el momento presente, cualquier intención educativa que eluda una rehabilitación de la convivencia, es vana y está abocada al fracaso. Y el Taller que proponemos no es una excepción.
Poniendo manos a la obra, los versos de Miguel Hernández nos indican el camino correcto: la palabra sí, pero con la sonrisa; modelar las inquietas mentes, claro, pero apasionando también los corazones.

3.      Qué impronta deben tener los contenidos
En un contexto social tan incierto y cambiante como el actual, si queremos que la educación sea un instrumento de progreso, convendría idear ámbitos de experimentación docente.
Como bien dice Ken Robinson, nos está saliendo muy caro dejar fuera del aula a los sentimientos, buscar la excelencia sólo a través de una instrucción aséptica. Y después de todo no nos salen las cuentas.
El modelo actual gira en torno a la figura del profesor en cuanto administrador de un saber “libresco” pero ya hace tiempo que suenan las alarmas avisando de que ese modelo está agotado y la pérdida de talentos y recursos empieza a ser dramática.
Empiezan a ensayarse fórmulas más personalizadas, con el apoyo de las TIC, por ser obvio que la automotivación potencia el logro. Otros, más atrevidos, depositan sus esperanzas en el talento extraordinario de los profesores para motivar. Sea como sea, el rol docente bascula hacia una menor directividad, el profesor pasa a ser más un dinamizador del aprendizaje que la fuente en sí mismo.
Parece que el futuro pasa por una educación que optimice el proceso comunicativo. El emisor autorizado (el profesor típico) deja de ser el centro y  se diversifican sus funciones. La pobreza comunicativa es también una pobreza social y dedicar esfuerzos a restablecer el flujo comunicativo será rentable en términos de creación de riqueza y de mejora de la convivencia.
Para lograr esto se requieren unas condiciones previas y el proceso de su creación constituye la base de nuestra propuesta:


4.      Qué actividades sugerimos

En general, todas las que potencien ir conociendo y dando a conocer formas de trabajo más centradas en el flujo comunicativo y en el desarrollo de las capacidades individuales dentro del grupo, a partir del área lingüístico-literaria. Las podemos agrupar en dos bloques:
 
1-      La divulgación en vivo entre los profesores/as del claustro de las técnicas de la escuela inclusiva: creación de entornos de trabajo enriquecidos, metodología multinivel, aprendizaje cooperativo, deportes no competitivos, resolución de conflictos y mediación para la convivencia, aprendizaje significativo por proyectos, técnicas de liderazgo, etc.
2-      La implementación de líneas de acción que asocien la lectura con experiencias gratificantes:
-Concursos de creación literaria de distinto ámbito, con un diseño esmerado, buscando el modo de que el incentivo a la participación revierta en un mayor interés en la expresión estética.
-Sesiones de cuenta-cuentos, magia, malabares, monólogos, humoristas, imitadores…
-Conferencias, charlas, conciertos, performances,  
-Visionado de películas-vídeos formativos; tutoriales; cine-forum, etc.
-Lecturas dramatizadas de cuentos o historias seleccionadas.
-Sesiones de problemas lógicos.
-Actividades de socialización como:
-Taller de teatro
-Taller de video
-Taller de fotografía
-Taller de comics
-Taller de expresión plástica
-Taller de música
-Taller de psicología
-Taller de proyectos
-Taller de publicidad
-Taller de Educación Física colaborativa
-Proyectos festivos en fechas señaladas incentivando la participación en su organización o ejecución.
-Concursos de ideas, sloganes, campañas publicitarias, campañas crowdfunding,…
-Proyectos educativos multiculturales para conocer los paises de nuestros alumnos o con otro fin.
-Visualización de videos y películas.
-Puesta en común de la experiencia lectora de los alumnos (presentaciones de libros, narraciones en público de experiencias asociadas a la lectura, de algo que se haya aprendido, que haya llamado la atención o sorprendido, etc.)


5.      EVALUACIÓN

1-Al término de cada trimestre del curso se pasará un cuestionario de opinión a los participantes.
2-Se dispondrá un ‘buzón de sugerencias’.
3-Evaluación externa mediante la presentación del proyecto a concursos oficiales.
4-Elaboración de memoria. A valorar por el claustro, consejo escolar y órganos competentes.



6.      CALENDARIO DE REALIZACIÓN:
1-      Labor diaria durante el curso. Todos los recreos excepto uno a la semana.
2-      Propuesta de formación: A principios de curso (2017-2018) se solicitará al CRF la inclusión del proyecto en la modalidad de grupo de trabajo en centros, incentivando así la participación de los profesores.

7.      PRESUPUESTO
1-      En este curso no se solicitará una dotación presupuestaria. En función de la evaluación de final de curso se decidirá si la actividad continúa en el curso próximo o no, y en caso de que siga se volverá a examinar el aspecto de la financiación.


8.      RELACIÓN DE PROFESORES/AS PARTICIPANTES EN EL GRUPO DE TRABAJO

Apellidos/Nombre
DNI
DPTO.
Sit adtva
Antig.en la Uni
ESPINA FDEZ, JULIO MAN.
09353073p
ORIENT.
CC.SS.
8 AÑOS


















































































9.      TRABAJO DE CURSOS PRECEDENTES

Invitamos a integrar/coordinar este proyecto en el Programa de Bibliotecas Escolares y esa invitación se hará extensiva a la Red de Bibliotecas Regionales.
Así como la Biblioteca permanece abierta durante los recreos a lo largo de todo el curso, a partir de ahora también lo estará este nuevo punto de encuentro. Se invita a los profesores a hacer propuestas o a aportar información para enriquecer el proyecto; con ese fin se colgará en la red como un recurso compartido.

10.   CONCRECIÓN DE LA PROPUESTA
La complejidad que supone el principio de curso nos aconseja iniciar el proyecto en fases. Para el primer trimestre, se seguirá el siguiente esquema de trabajo:
Octubre: La Divina Comedia, de Dante Alighieri. Ed. Encuentro Madrid, 2001.
Noviembre: La Tempestad, de William Shakespeare. Ed. Encuentro. Madrid, 1999.
Diciembre: El Avaro, de Moliere. Ed. Encuentro. Madrid, Colección Juvenil.
SEMANAS de cuatro recreos:
Primera y segunda: Lectura Activa- Descifrado de términos, expresiones, significados; contextualización.
Tercera: Interpretación del texto y actualización al escenario vital del alumnado.
Cuarta: Producción creativa lingüística –verbal y escrita-  con lecturas dramatizadas, role-playing, iniciación al teatro, etc.
La metodología será la ya indicada con carácter general en el proyecto y la evaluación sumativa se hará al final del primer trimestre.
En un principio no hay profesores apuntados y se iniciaría con el impulsor del proyecto. Sería interesante considerar la asignación por parte de la dirección de algún otro que disponga de huecos horarios.
Como ya se ha dicho, de momento no se solicitará dotación presupuestaria.
                                                                       Toledo, 21 de septiembre de 2017      
   


No hay comentarios:

Publicar un comentario