Imagen de FÍATE

Imagen de FÍATE

viernes, 29 de septiembre de 2017

¿PÍOS O PILLOS?

Puros como niños

Sólo un 0,1% de las mujeres quieren un marido católico. La razón de que el porcentaje sea tan bajo viene explicada en el Evangelio de ayer (Lc 9, 1-6): "...los envió por parejas a proclamar el Reino de Dios y a curar. Y les dijo: 'No toméis nada para el camino, ni bastón, ni alforja, ni pan, ni plata; ni tengáis dos túnicas cada uno.' (...)".
La "pobreza" de espíritu que exige Jesús, vivir colgado de Él, sólo se puede lograr experimentando en la inseguridad la providencia amorosa del Padre Dios. Y a la naturaleza de la mujer le es más costoso aceptar esa condición. La mujer que de todas formas se atreve a dar ese paso es la que describen, como perla preciosa, los versos finales del libro de los Proverbios: "Engañosa es la gracia, vana la hermosura, la mujer que teme a Yahveh, ésa será alabada."
No hay que negar que la vida de fe es exigente. Sin duda que lo es, pero aun así, el que la elige no la cambia por nada. Una vez que se prueba la miel de la amistad con Jesús, se aborrece todo lo demás.
Sabemos que la amistad requiere ser cultivada, que el trato es lo que la sustenta y de donde obtenemos sus beneficios. Si ese trato es con Jesús -hombre y Dios- lo llamamos oración.
En nuestra mentalidad, la oración está muy desprestigiada. Se suele considerar una pérdida de tiempo y una dejación de ocupaciones útiles para la sociedad. También se suele entender, incluso entre los propios católicos, como el último recurso para conseguir un deseo. Al igual que sucede con el pecado y el infierno, la oración es 'algo' que ofende al hombre de hoy. 
No se tolera discutir públicamente de lo que los sentidos no pueden abarcar; y si el tema de discusión es la amistad exige hablar de personas reales. Ahora bien, Jesús es tan real que desde el primer momento que uno le da cancha en su vida, ésta empieza a transformarse, como un metal corroído en contacto con el pedernal, que saca a la luz de nuevo el brillo que se había perdido. Es oportuno decir a los que ya oran que si interrumpen por un tiempo la oración y se espantan de sí mismos por volver a tener mal aspecto, la solución no es dejarlo definitivamente sino retomarlo poco a poco, hasta que el agua turbia de su alma se convierta de nuevo en agua pura. 
Suelo plantearles a los no creyentes que si Dios realmente existiera, sería irrelevante que ellos lo creyeran o no, ya que su vida estaría ordenada por Él de todas formas; y que por eso los creyentes, por el hecho de comunicarse con Dios, están en posición más ventajosa para sacarle a la vida todo su jugo.
Pero ni siquiera ese planteamiento formal, hecho en el lenguaje positivo de hoy, en el que se establece una hipótesis y a partir de ella se avanza en el pensamiento, consigue acercar al hombre racional a esa realidad trascendente que todas las culturas han tenido en cuenta. Desprecian cualquier planteamiento que incluya términos que por definición son 'inhumanos', como el de Dios. Y se cierran a admitir que la duda pueda suponer algún tipo de conocimiento.
Si perdieran el miedo que les zancadillea, caerían vertiginosamente en la más ferviente adhesión a Cristo, descubriendo fácilmente en el trato con Él lo que con sólo su intelecto penosamente disciernen.
Sobre la oración ya está todo dicho en las Escrituras. Porque el creyente descubre a través de ella todo. Y decir todo es decir que el camino (el sentido último) es Cristo, el cual es además Verdad y Vida: Si quieres avanzar, busca a Cristo; si quieres conocer, busca a Cristo; y si quieres vivir, frecuenta a Cristo. Y dentro de las Escrituras, el tratado más completo sobre la oración es el Libro de los Salmos. Toda la vida de un católico está compendiada ahí, de modo que ese libro es una guía imprescindible, que te señala con fidelidad si vas bien o te has desviado.
Decir Cristo es hablar de un hombre real que obedece sin reservas (a su Padre, pues Cristo ante todo es 'el Hijo' del Dios-Padre, que tenía que venir al mundo para salvarlo del sometimiento al mal total). 'Caminar por Cristo', vivir unido al Hijo, exige pasar con Él por el Calvario para desde allí entrar en el cielo. Sabemos, pues, que tendremos sufrimiento, humillación y caídas. Pero también sabemos que en cada caída habrá un encuentro: El Cirineo, que aviva la esperanza en la bondad del ser humano y en la Providencia amorosa; La Verónica, que es anuncio de la bienaventuranza que les está reservada a los limpios de corazón; y La Virgen María, Madre de todo viviente, en quien recibimos todo, pues ella es uno con el que lo es todo
Conviene aclarar que al decir 'todo' no hay truco, todo es todo, y cualquiera lo entiende. Otra cosa es que en ese camino vayan cambiando nuestros intereses... Que lo harán y para bien.
Aun con lo ya dicho se puede preguntar: ¿qué tiene de bueno la cruz? Mucho, muchísimo. Hay que pensar que la Cruz católica no es tal si no está clavado en ella el Amor. El catolicismo no es una religión dolorista para nada pero no nos engañemos, vivir es decidir y no da igual todo, existe el mal y el bien -y la conciencia- y elegir el bien es ganarse enemigos, porque lo cómodo y maligno tiene muchos más adeptos. Paradójicamente, esa persecución que te acarreas te libra de mil seducciones que te apartarían de lo que verdaderamente ansías, porque cuando estás apurado estás solo y es más fácil que extiendas tu mano al Único fiel, al que es la Verdad y el Bien, tu bien y el de los tuyos.

domingo, 24 de septiembre de 2017

EL TÍO TOM

Evangeline y el tío Tom (detalle de un óleo de Edwin Long)

Harriet Beecher Stowe, conmovida por el drama de la esclavitud en Estados Unidos, escribió esta popular novela en 1851. Su éxito se debió al profundo sentimiento de indignación moral que suscita y que emana de una auténtica religiosidad cristiana. Al tío Tom le dotó de las cualidades de un patriarca y coronó su íntegra andadura con el martirio. A su lado, la dulce Evangeline, es incapaz de sufrir todo el mal que la rodea y que ella conoce con la inteligencia precoz de un espíritu puro, y enferma, diríase que de nostalgia del cielo, muere en la flor de su juventud.
Una de las razones por las que es oportuno recordar este libro es por poner en valor los nobles sentimientos que permiten a un ser humano llegar a comportarse heroicamente. Pero el verdadero motivo de mi escrito lo dejo para el final.
A la autora de esta novela, por lo que enardeció los espíritus, se refirió Abraham Lincoln como "la mujercita que ganó la guerra". Y hablando del legendario Presidente voy entrando en el tema que me movió a escribir.
No hace mucho seguí un enlace a las famosas charlas TED ('tecnología, entretenimiento y diseño', un medio de inspirar y dinamizar la iniciativa emprendedora), para escuchar a Ken Robinson, uno de los actuales 'gurús' de la educación, en su famosa charla "¿Matan las escuelas la creatividad?". Me gustó oírle, y ya picado en la curiosidad, escuché también la siguiente, la de 2010. Ambas empezaban con la constatación de que nuestra educación aleja a muchas personas de sus talentos naturales, por lo que la crisis actual es más una crisis de RRHH que de recursos materiales. Para Ken, uno de los principales desafíos que tenemos en educación es el de innovar de raíz, y el gran obstáculo, la tiranía del pensamiento mayoritario, enclavado en viejas ideas del mundo y falto de pasión. Para él es urgente reconstituir nuestro sentido del talento, superando su identificación con lo académico, lo cual conllevaría pasar del modelo industrial actual a uno agrícola (la cosecha es impredecible, lo único que está en nuestras manos es preparar el terreno para que el talento fructifique).
Según Ken, la respuesta para el futuro es la personalización de la educación y en cambio, lo que constatamos a diario es una fuerte tendencia a uniformizar, a no hacerse cargo de los casos particulares, todos iguales ante la ley. Pero si esto es así: ¿quién le pondrá el cascabel al gato?
Disfruté realmente con aquella charla de Ken, como me imagino que les habrá pasado a la mayor parte de los casi 40 millones de personas que la han visto y oído. Habiendo meditado mucho sobre ello, tengo para mí que aquel acto fue uno de los últimos destellos del gran sueño americano. La exuberancia creativa de una generación -patente en el acto de aquel profesor británico de 55 años hablando a líderes del TED- aplicada al análisis de la educación que a todos ellos les había encumbrado, no podía por menos de estar empapada de buen humor y auto-complacencia. Las vías de agua que se notificaban  no se veían entonces como una amenaza para el buque nodriza y el optimismo reinante hacía pensar a aquellas personas que sería buena una reforma que llevara a un mayor número de ciudadanos a disfrutar de la posición que ahora estaban disfrutando ellos. Nadie en aquella fiesta del pensamiento podía prever el gran cambio de escenario que pronto iba a acontecer.
Volvió Ken a la palestra TED en 2010 con la charla “A iniciar la revolución del aprendizaje”, pero su humor había decaído sensiblemente y la actitud del respetable parecía mucho menos esponjada, más fría, casi se podría decir que doliente. Y atando cabos, creo haber encontrado la clave para interpretar esa llamativa diferencia entre ellas.
La primera había sido una charla eminentemente creativa y libre pero, paradójicamente, aconteció en ella la muerte que en su propio título anunciaba. La descalificación del sistema educativo era una mala noticia y se decretó la muerte del mensajero. El acto siguiente, en 2010, escenificaría el relevo de una época. Quien tomó la palabra ya no fue el ancho pensamiento en su vibrante lozanía. A aquel grito de libertad primero le había sucedido un menesteroso pensamiento enajenado: "¡Por favor!, inicien una revolución en el aprendizaje; ¡líbrenme de estas cadenas!"
Al final de esta segunda charla, Ken mismo personificó la rendición del pensamiento creativo ante la industria: echando agua sobre su encendido discurso renovador, termina claudicando en favor de Kipps, Finlandia, Singapur…o lo que sea, que da igual. Y con un gesto testimonial, al firmar las condiciones de paz, incluye una cláusula a favor del ‘talento extraordinario de los maestros’, con la secreta esperanza de que su noble arte de enseñar logre un día imponerse a 'la bestia mecánica'. Apenado, reconoce Robinson que soñó una vez con una educación hermosa, fuerte y fecunda, pero que fracasó en darle vida. Y, humilde pedigüeño, nos ruega que protejamos su sueño por si alguna vez se logra.

Quiero decir que comprendo muy bien el discurso de Ken: su sueño y su impotencia. Pero más que con él, me veo identificado con esos docentes de talento extraordinario que cumplen su encargo de batallar en la arena de las aulas. En 2006 citó Ken con admiración y aprobación del público a Abrahán Lincoln en un discurso al Congreso de los EEUU, en momentos difíciles. Proponía coger el toro por los cuernos con soluciones nuevas (pensar de nuevo, con nuevas categorías, y actuar de nuevo creativamente). Elogió Lincoln a Harriet B. Stowe por mover con el suyo los corazones de sus  contemporáneos. Harriet encontró la fuerza para hacerlo en la fe. Y revistió de fe sincera a su personaje, Tom, de modo que pudo este enfrentarse a la bestia con el arma de su mansedumbre y vencerla, muriendo con palabras de perdón y amor en sus labios.
El reto de hoy vuelve a ser el mismo de aquellos tiempos, cuando empezaron a instituirse los sistemas educativos modernos. En el corazón encontró la joven nación USA la semilla del cambio que los llevaría a ser el país más próspero del mundo y en las aulas el modo de hacerla germinar. Pero aquel impulso del corazón ha dejado de latir en las aulas de nuestros tiempos. El viejo Tom ha muerto y su lugar ha venido a ocuparlo un fantasma que se hace pasar por él. Aquel personaje hecho de virtudes y generosidad se viste hoy de genio digital. Da órdenes fríamente, muy pagado de si, condenando arrogantemente todo aquello que represente un sentido para vivir que trascienda lo tangible. 
El tío Tom es un fantasma, no existe en realidad más que en nuestra imaginación y nos sometemos a él voluntariamente sin necesidad. Si aquel Tom que ganó la guerra en el país de las libertades era una ficción, el Tom que nos esclaviza hoy no lo es menos. Está diseñado en las sórdidas calderas de Pedro Botero, hecho a partes iguales de Tristeza, Odio y Miedo. Es un fantoche de última generación, tan perfecto, que sólo Dios nos puede librar de él. Por eso yo continuamente y ahora mismo al acostarme lo voy a hacer, me dirijo a la Virgen María como un niño diciéndole: María, Madre mía, líbrame de TOM





viernes, 22 de septiembre de 2017

NO DEIS LO SANTO A LOS PERROS

¿De dónde me vendrá el auxilio?



En el futuro, tus cualidades, mujer, serán tan estimadas como las de los varones, e igual de fecundas. No albergarás ningún sentimiento de inferioridad ni tendrás que ocultar los rasgos de tu condición natural. Tu vida cotidiana será tan rica y emocionante como la que más, porque tus talentos y virtudes podrán desplegarse en toda su amplitud sin freno ni cortapisa alguna.
Tus sueños en el futuro serán tan realizables como los de cualquier varón y tu capacidad de influir en la sociedad no tendrá más barreras que las que tú misma te impongas.
La maternidad en el futuro será un ámbito de extraordinaria creatividad y realización y en absoluto una carga adicional de trabajo y responsabilidad.
En lo profesional, las mujeres compartiréis con los varones el gobierno de todos los asuntos sin complejos, mostrando con los hechos la tremenda riqueza que aporta vuestra condición femenina al bien común.
Tendréis también un lugar preminente en el entramado social que define los modelos culturales -lo que es estimable en cada época- realizando de un modo ejemplar la mudanza hacia un mundo más humano, llevándonos amablemente a lo esencial y desprendiendo nuestra mirada del lastre de los instintos.
Vosotras sois depositarias en exclusiva de un fabuloso caudal de experiencia, que brotó de vuestro genio y que aumentó con vuestras virtudes y del que todos hemos bebido. De él nace la conciencia de que el culmen de nuestra vida se alcanza cuando la entregamos. Y de entre todos los destinatarios de vuestra entrega, de un modo natural os dais vosotras en primer lugar a los varones, el grupo más numeroso. Ellos, si por vuestras virtudes lograran verse elegidos y agraciados, podrían, de puro contento, donarse a su vez a sí mismos hasta el extremo, de modo que de esa mutua entrega surgiera una criatura nueva y perfecta.
Tú, ‘mujer, mujer’, serás en el futuro como un río en crecida que atraerás hacia ti pequeñas corrientes antes mortecinas e irás saneándolo todo, haciendo fluir a la humanidad, renovada, hacia la definitiva civilización del amor.

Mañana, día de la Mujer, se cumple un año desde que se me ocurrió, por pura prudencia, ‘quitar cautelarmente de la circulación’ unos libritos del Instituto de la Mujer que me encontré por sorpresa a las puertas del aulario de 1º de la ESO. En ellos se ‘instruía’ a niñas de doce años, diciéndoles que tenían  el  derecho de meterse en la cama con los chicos y dejarlos plantados en cualquier momento de esa relación si así se les antojaba.
En aquella mañana anduvo muy ocupado el Director por la visita del señor Consejero y del Director Provincial y sólo al final de la jornada conseguí explicarle lo ocurrido y despejar mis dudas sobre la legalidad de aquel evento.
Algunos profesores se indignaron entonces conmigo, pero no tuve problemas con la Administración. Eso me extrañó en su día, pero luego caí en la cuenta de que en la sociedad empezaba a haber un clamor contra esa imposición que se atreve a desinformar, con tanto descaro y con tan graves consecuencias, a niñas de doce años, y por eso la Administración dejó pasar aquella ocasión sin castigarme.
Pero si la ocasión la dejó pasar, no hizo lo mismo con el castigo, y ya el resto del curso fue para mí un auténtico quinario y preludio de un mal mayor.
Me trasladaron por sorpresa a Mocejón al curso siguiente, al centro de donde me habían sacado en distintas ocasiones por haber denunciado yo malísimas prácticas de gestión. Una madre se prestó a dar un falso testimonio contra mí, y ‘vertida a la calle’ su inmundicia y engrosada con otras 'aguas sucias' semejantes, llegó a formar una corriente tan apestosa y fuerte que me envolvió sin remedio, y que tiempo ha que me habría ahogado si no fuera yo un poco experto ya en salir a flote cogiéndome a ‘un madero’.
Educar, del latín educere, es “hacer salir el conocimiento del alumno"; y en eso consiste el trabajo del docente. Lamentablemente, se ha consentido una injerencia impropia de los padres en las competencias de los profesores, conculcando de hecho la libertad de cátedra. 
Todos tenemos la experiencia de que ‘lo que sabemos’ es un todo –interrelacionado- del que brota la acción apropiada a cada problema que se nos presenta. También sabemos que en ese depósito de conocimiento ocupa un lugar básico lo que nos enseñaron de pequeños, aquellas experiencias que pusieron a nuestro alcance los adultos de nuestro entorno. Y como todos hemos comprobado, esas nociones generales y formas de mirar la vida que nos constituyen, están tanto más firmemente adheridas a nuestro ser cuánto más se hayan apoyado en experiencias sensibles gratas, como las asociadas a los dulces y platos típicos que todos hemos degustado en las distintas fiestas del año. 
Algunos que me difaman dicen que yo no enseño nada a mis alumnos y que les hablo de cosas inapropiadas; y que luego intento ganármelos regalándoles Huesitos grasosos. Pues bien, como la calumnia suele tener una parte de verdad, la voy a mostrar.
Hace años que el currículum oficial obliga a explicar ‘Halloween’. Esa palabra procede del Inglés antiguo y su traducción es “Víspera de Todos los Santos”. Es obvio que el origen de esa fiesta es católico, y católica era, y mucho, la Inglaterra donde nació el Halloween. Los chicos no son tontos y desean que se les expliquen bien las cosas. Quieren divertirse, claro, pero agradecen mucho que se les abran los ojos a este mundo –peligroso- en el que viven. Forma parte de la labor educativa, pues, mostrar el origen y evolución, al modo simple que ellos alcanzan a comprender, de lo que se les 'invita' a celebrar con tanta alegría. Y en ese acompañamiento instructivo que hacemos los educadores, tuvo el autor de este artículo la “grasiosa ocurrencia” de regalarles a sus queridos chicos el postre español más típico de esa fiesta tan popular desde tiempos remotos en toda la cristiandad: los famosos Huesitos de Santos. Sin reparar en gastos, por amor a sus pupilos, este profesor compró en Santo Tomé  esos exquisitos dulces a un precio de ¡50 euros el kilo! y los repartió entre sus pobres "brujas, fantasmas, monstruos y zombies” el día de Halloween. ¡Qué locura! No es de extrañar que al día siguiente ya no le dejaran dar clase ¡no fuera a ser que los niños se convencieran de que era un buen profesor! 
Y es que en la lógica ilógica de los que nos gobiernan, estar loco es anunciar con el ejemplo que la verdad, el bien y la belleza existen, lo cual es muy peligroso. Y yo estoy llegando a la conclusión de que no les falta razón. 
Para poder contar mi experiencia de cómo Dios me libró, en un proceso de veinte años, de una grave enfermedad, tuve que crear mi propia editorial. Compuesto el libro, hecho el depósito legal, el ISBN y distribuido en Toledo en el 2015, le sigo la pista de cuando en cuando en Google y sólo encuentro una página de alguien que le hizo una mala foto y que lo vende como de segunda mano. 
Ya he contado cómo los trece años que llevo trabajando en Castilla-La Mancha me han tenido de un sitio para otro y a pesar de todo he seguido contribuyendo mucho al bien común: Manteniendo unida a mi familia; con mi docencia en la Universidad, creando un grupo de investigación y hablando en congresos; con mis proyectos de innovación docente en el instituto; con cuatro libros publicados, una fundación, una asociación, un blog de reflexión, etc. Sin embargo, todo eso no pesa tanto como la sospecha sobre mi persona. 
El pasado fin de semana estuve en un encuentro con 85 familias cristianas y el primer día di abiertamente mi testimonio de haber sido curado por Dios. Pero nadie se acercó a interesarse por mi caso. Los fariseos preguntaron al paralítico ¿quién dices que te mandó cargar con tu camilla en Sábado? Pues seguimos igual, a muchos en la Iglesia de hoy sólo les interesa cumplir los preceptos y que les dejen en paz con sus gentes y sus cosas.
En los últimos años, además de lo ya dicho, no he dejado de exponer, donde convenía y con gran sacrificio, distintos asuntos mejorables. Sufrí por ello soledad, incomprensión, encierro, fatiga, angustia, golpes, desvelos, apuros, calumnias, difamación, humillación, y un largo etcétera de penalidades.
Muchas personas importantes se han tenido que sentir importunadas por mí. A la justicia he llevado hechos reprobables de consejeros, viceconsejeros, jefes, médicos, inspectores, directores y maestros. Son cientos los documentos que en estos últimos siete años he firmado denunciando atropellos, lo cual me ha granjeado enemigos poderosos. Y aunque muchos desean verme inhabilitado y trabajan activamente para conseguirlo, yo sigo viviendo la vida como Dios manda: Practicando la honradez en el trabajo, la familia y la Iglesia.
Lástima que a España no le pase lo mismo. En estos años en que yo he sabido lo que es la persecución y con ello 'he crecido en sabiduría y en gracia', ella ha ido a peor, cada vez más sometida a la barbarie. El deterioro social se ve muy bien, por ejemplo, en el empobrecimiento de la convivencia, la perversión legal de los menores, la propuesta del PSOE de eliminar la libertad de enseñanza y la asignatura de religión, el cambio de sexo en niños de doce años sin permiso paterno o en la censura impuesta de hecho en los medios de comunicación.
Llama la atención que a un "paranoico" que no deja de molestar no le encierren ni le jubilen y que, por otro lado, la población "sana" viva cada vez más avasallada, con más sobresaltos y más amordazada, condenadas las familias a llevar su gran sufrimiento en el más lacerante silencio. Pero esta paradoja es sólo aparente y su misterio se desvela a la luz del Evangelio.
Sólo estamos a salvo en Cristo, Dios y Hombre verdadero, y decir Cristo es decir Amor y Cruz. Cuando se cuestiona esta verdad crece el caos y si esto sucede dentro de la propia Iglesia, la sociedad queda a oscuras y la violencia se adueña de ella. Y entonces se hace cierto lo que dijo aquel bretón respecto de la Paz Romana: "Siembran la desolación y la llaman paz".
Jesús llama a la puerta de nuestro corazón esperando que le abramos para darnos su paz. Orar es estar con Jesús y escuchar sus Palabras de Vida y si esto no se practica nos queda como interlocutor la nada, el ruido de los hombres y el perfume de Satanás:
Ayer, por ejemplo, obtuve consolación y luz al rezar el Oficio de Lectura. Ezequiel profetiza a "Jerusalén, esposa infiel", anunciándole la ira de Dios: "Derribarán tus prostíbulos, demolerán tus lugares altos; te quitarán los vestidos... luego me serenaré... y haré contigo una alianza eterna". Alianza que ya está hecha y por eso estamos a salvo si creemos en el Hijo de Dios vivo, pero nuestra Iglesia infiel tendrá que experimentar el castigo antes de ser acogida de nuevo. Y esos grandes males: ser derribados del sitio privilegiado por habernos contaminado con los ídolos, quedar en evidencia... son los que ya estamos empezando a padecer.
Y con la segunda lectura, de San Agustín, me sentí reconfortado y confirmado en mi  interpretación de la labor de los pastores de la Iglesia: Edifica sobre arena el pastor que no dice: "Hijo mío, si te llegas a servir al Señor, prepárate para las pruebas". Porque la roca es Cristo y "los cristianos deben imitar los sufrimientos de Cristo y no ir nunca tras las delicias del mundo. El débil queda confortado cuando oye que le dicen: "No te faltarán en este mundo las pruebas, pero, si tu corazón no se aparta del Señor, Él te librará de todos tus males". Y cita al Apóstol: "Todos los que aspiran a vivir en Cristo Jesús, en conformidad con la voluntad de Dios, padecerán persecuciones". Porque muchos pastores prometen una felicidad aquí en la tierra que ni el mismo Jesús prometió. 



(El texto precedente se me ocurrió estando escribiendo uno de esos documentos oficiales que tan obligado me tienen y lo añado a continuación como ejemplo)

Don Julio Manuel Espina Fernández, con DNI...
EXPONE
A su jefe le han llegado quejas de compañeros sobre dejación en su trabajo.
Este comienzo de curso está siendo anómalo. Como viene sucediendo últimamente han llegado al centro más de veinte nuevos profesores, afectando mucho esta inestabilidad a 1º y 2º de la ESO. En esa remesa de docentes, jóvenes o interinos muchos, hay quien refiere agravios importantes en la asignación de destinos, por la improvisada bajada de una hora en la jornada semanal docente. La primera semana del curso, que hoy termina, ha estado marcada por la recolocación del profesorado. En el IES U. Laboral se han dado además otras circunstancias que han contribuido a ralentizar la puesta en marcha de la actividad escolar:
1. Un viaje a la isla de Malta del Jefe de Estudios le ha impedido estar esta semana al tanto de las vicisitudes del inicio de curso.
2. Ha tenido que asumir la responsabilidad de supervisar el complejo ordenamiento de las enseñanzas de los alumnos más jóvenes el profesor llegado el año pasado, que está debutando ahora como Jefe de estudios adjunto para la ESO.  
3. La recién nombrada por Concurso de Traslados orientadora del centro tuvo que coger una baja y al sustituto se le ha visto por primera vez este lunes.
Al trajín habitual de septiembre se le han añadido irregularidades en la matrícula y en la escolarización (muchas por FPB y PMAR), las cuales han tenido a la secretaría y a los cargos permanentemente ocupados.
Comoquiera que por las características del puesto de PT que ocupa el que esto expone, su trabajo al comienzo de curso depende mucho del buen funcionamiento organizativo, las quejas referidas a él que han surgido esta primera semana lectiva son un eco de las que ya hubo el curso pasado, que en su día puso en conocimiento de Vds. Por ellas ya saben que Doña Yyyyy Xxxxxxx llegó a dar lengua al instituto al mes de empezadas las clases y al poco tuvo una actuación irregular tras la cual quedó de baja el resto del año. Restituida al presente en el mismo puesto, el que abajo firma se dirigió a ella recordándole aquel episodio y no recibió por su parte ninguna satisfacción, ni arrepentimiento ni reconocimiento de ningún error o agravio. Por todo ello, este funcionario 
SOLICITA
que para evitar que situaciones indeseables como aquella se vuelvan a repetir en este curso, tome quien corresponda en consideración este escrito y realice las diligencias oportunas en ese sentido.
Atte.
En Toledo, a 23 de septiembre de 2017

jueves, 21 de septiembre de 2017

TALLER DE LA PALABRA



 
URGE INTEGRAR

0.     
Introducción                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 
                                                                                                                                                                                                                 
No es verdad que los alumnos no quieran aprender, lo que sucede es que les hemos ido quitando a las aulas su encanto y muchos alumnos ya las han clausurado en sus hambrientas imaginaciones.
Los entornos de aprendizaje enriquecidos se construyen fuera del aula y apelan a la curiosidad natural y al atractivo del asombro para captar voluntades y talentos.
Es un campo por labrar. En principio basta con hacerse con un hueco espacio-temporal en la apretada agenda escolar y elegir un cultivo apropiado; que no sea ni muy exigente ni muy simple.
Según el criterio de algunos colegas del IES Universidad Laboral, para una actividad de este tipo sería  aconsejable empezar con algo relacionado con la expresión artística, por varios motivos:
·         Favorece mucho el restablecimiento del flujo comunicativo.
·         Porque una actividad ligera es lo más apropiado para un proyecto que empezará bajo la modalidad de actividad no incluida en el currículum.
·         A menudo la expresión artística es la última en rendirse al desmantelamiento cognitivo que afecta a muchos de nuestros alumnos.
·         Suele concitar suficientes acuerdos como para usarla como plataforma de lanzamiento del aprendizaje.
·         Por su carácter transversal es un excelente vehículo curricular.
·         Tiene una inmediata gratificación por prestarse fácilmente al espectáculo público.
·         Favorece la creatividad en un ambiente distendido y en el que todos tienen algo que aportar.
·         En el imaginario colectivo suele ir desvinculada de los estereotipos de aprendizaje que han sido estigmatizados por muchos alumnos.
A estas ventajas, específicas del área artística, hay que añadir otras que son generales, comunes al trabajo por entornos, sean estos del tipo que sean, y entre ellas destacan las siguientes:
§  Realizan una transición del modelo educativo actual a formas más adaptadas.
§  Son un vivero de talentos donde resulta más sencillo descubrir las fortalezas individuales y preparar los apoyos reglamentarios que prevé el sistema.
§  El alumno es el protagonista del aprendizaje y el profesor un facilitador, que anticipa, diseña, asesora, orienta y acompaña, lo cual supone un cambio de perspectiva fundamental para la transformación del escenario docente.
§  El profesor se puede entrenar en ese nuevo rol sin carga adicional de estrés.
§  Se promueve la inserción escolar en los distintos entornos vivenciales de los alumnos; con proyecciones sociales diversas de las que se pueden enfatizar aquellas que resulten más oportunas en cada momento educativo:
ü  producción de bienes;
ü  formación cívica;
ü  aprovechamiento de recursos;
ü  descubrimiento de sinergias;
ü  apertura a la actividad empresarial e investigadora;
ü  creación de formas de bienestar ligadas a la colaboración;
ü  etc., etc.



La razón de que subtitulemos nuestro proyecto “Algo más que un Taller Literario” tiene que ver con la logística del proyecto. Estando, como está, la pelota de la educación en el tejado, es mejor no “hacer nada” que lanzarse apresuradamente ‘a la aventura del cambio’. Además, con la falta de estabilidad que afecta actualmente a la plantilla de la Laboral, sería una temeridad ponerse a hacer reformas que con toda seguridad encontrarían muchos detractores en los diferentes sectores de la comunidad. En tanto no se despeje este panorama, el trabajo por entornos de aprendizaje enriquecidos será más una referencia en el camino de la renovación pedagógica que un modelo a imitar.
En este contexto, la propuesta que presentamos al centro para el presente curso es modesta pero al mismo tiempo es el comienzo de un trabajo a largo plazo; siembra y abona el terreno para un cambio educativo.
Actualmente, en la mayoría de los centros públicos de enseñanza se trabaja mucho pero sin salirse del surco establecido, y una iniciativa como la que proponemos, si todo va bien, servirá para suscitar interrogantes en la mentalidad educativa dominante. La idea es ir transformando los escenarios docentes ‘sin hacer ruido’, con el ejemplo más que con la palabra, acercando a los distintos agentes educativos formas nuevas y atractivas de trabajar que funcionen, de forma que pueda ir recuperándose la ilusión por la tarea.
Este proceso conlleva romper inercias que en virtud de esquemas culturales obsoletos están lastrando penosamente nuestra labor cotidiana. La rutina y la fatiga, la falta de entusiasmo que predomina en todos los sectores, es hoy el principal hándicap de la educación.
Empezaremos como ‘un simple taller’ pero teniendo de fondo ese modelo de entornos enriquecidos que ya ha sido ensayado con éxito en contextos más propicios que el nuestro.
Como a lo tonto, convocaremos a los alumnos a un punto de encuentro literario, invitándoles a participar de una reunión en la que el único elemento modulador será el empleo del lenguaje como medio de enriquecimiento personal. Con el profesor como guía, el itinerario a recorrer irá progresando, si Dios quiere, desde un pool de ideas (un ámbito desestructurado) a un entorno de trabajo enriquecido como los que están ya funcionando en otras partes.
Aprovecharíamos la hora del recreo para abrir nuestro taller de la palabra y se nos antoja providencial que dispongamos de un aula como ‘Repanse de Joie’ para realizar este encuentro. En el centro del recinto y de la jornada ‘laboral’, por unos minutos se convertiría en el lugar apacible para hacer una pausa que indica su nombre.
Como en cualquier actividad humana, también en la labor docente se consigue un mejor resultado si se realiza con alegría y eso lo tenemos muy presente al hacer nuestra propuesta.
El debate educativo actual incorpora la gran novedad de reconocer lo que algunos llaman pasión como algo fundamental para tener éxito en las tareas.
En el ámbito anglosajón se ha acuñado el término grit [liter.: firmeza de carácter] para referirse al conjunto de disposiciones interiores que predicen con mayor exactitud el éxito personal y/o educativo. Esas variables tienen que ver con la tenacidad, la persistencia en la búsqueda de soluciones, la resiliencia, la interpretación positiva de los fracasos parciales, la capacidad para encontrarle gusto a lo que se está haciendo, la traslación de la recompensa desde el producto al proceso, la capacidad para comunicar a otros el propio entusiasmo por la tarea, la sabiduría para transformar los inconvenientes que van surgiendo en ventajas o en impulso para avanzar hacia el objetivo final y una serie de virtudes ligadas a lo que coloquialmente conocemos como saber estar o ser de buen compás y que depende mucho de subordinar las metas parciales a una meta más global y permanente.



                                                                                   ¿Quién encierra una sonrisa?
    ¿Quién amuralla una voz?”

Muchos libros se necesitaron para hacer la bomba atómica, en cambio, a Miguel Hernández, apenas instruido, le bastaron los dos versos anteriores para mostrarnos el arma que es aún más poderosa que la misma bomba atómica: el afecto y la palabra, azotes de la violencia y baluartes de la libertad.


1.      Por qué un taller literario

La palabra...
Para cada una de las personas que habitualmente trabajamos en contacto con el lenguaje escrito, es más que evidente que dicho instrumento contribuye decisivamente al bienestar individual y social. Se desprende de aquí que su manejo temprano impulsaría el anhelado cambio educativo y cultural. Por otro lado, somos igualmente conscientes de la enorme carencia que en el dominio de las destrezas lingüísticas padecen nuestros alumnos y por ende, nuestra sociedad.
     Superar esa barrera resultaría de trascendental importancia en estos tiempos en que las nuevas tecnologías brindan, a quienes poseen un mínimo de habilidades cognoscitivas, un horizonte de insospechado alcance.

El afecto...
Partiendo de la premisa de que aprender a leer y aprender a pensar son caras de la misma moneda, creemos que no se avanzará en dichos procesos en tanto el individuo no tenga satisfechas dos necesidades básicas previas, a saber:
-          El sentimiento de pertenencia a un grupo y
-          La conquista de una adecuada identidad personal.
En el primer caso se hace obvia la necesidad de una buena socialización para madurar como persona e igualmente, en el segundo, la necesidad de desarrollar la autoestima y la auto-confianza a partir de la imagen que nos devuelven los demás. Se da el caso de que para echar esos cimientos, la argamasa que se emplea es la misma: el afecto.


2.      Qué objetivos persigue una formación literaria
No nos basta con que el joven, o el adulto, lean y escriban, queremos que su lenguaje sea productivo, que sirva para construir una realidad más justa. Sólo en este sentido la palabra se puede considerar un instrumento liberador, un instrumento provechoso.
Este objetivo nos hace presente el que la sociedad está  demandando al sistema educativo: las competencias, o sea, ese conjunto de recursos personales (emocionales, de relación, de adaptación, etc.) que constituyen, a modo de puntales, la garantía de nuestras democracias, y que requieren desarrollar habilidades como la capacidad de diálogo, la tolerancia, la solidaridad, la responsabilidad, la creatividad, la participación, el aguante, la iniciativa y el espíritu crítico, entre otras.
Estas disposiciones son sólo posibles a partir del descubrimiento del otro como alguien que tiene unas capacidades, necesidades, intereses y sentimientos tan legítimos como los nuestros y que es preciso descubrir, valorar y respetar.

Es por ello que un proyecto de taller literario no se puede desvincular, ni ser un mero apéndice, del currículum oficial sino que debe converger con él y medir su utilidad con esa referencia.
Al hacer una evaluación inicial de los alumnos se constata la gran dificultad que tienen para acercarse al lenguaje literario –comprender y expresarse bien- pero se advierte igualmente la proliferación de situaciones conflictivas que traban su convivencia.
Desde un punto de vista cognitivo-conductual se encuentra una vinculación entre ambos hechos –pobreza en el lenguaje y conflictividad- y el abordaje de esa doble carencia configura un itinerario curricular.
En el momento presente, cualquier intención educativa que eluda una rehabilitación de la convivencia, es vana y está abocada al fracaso. Y el Taller que proponemos no es una excepción.
Poniendo manos a la obra, los versos de Miguel Hernández nos indican el camino correcto: la palabra sí, pero con la sonrisa; modelar las inquietas mentes, claro, pero apasionando también los corazones.

3.      Qué impronta deben tener los contenidos
En un contexto social tan incierto y cambiante como el actual, si queremos que la educación sea un instrumento de progreso, convendría idear ámbitos de experimentación docente.
Como bien dice Ken Robinson, nos está saliendo muy caro dejar fuera del aula a los sentimientos, buscar la excelencia sólo a través de una instrucción aséptica. Y después de todo no nos salen las cuentas.
El modelo actual gira en torno a la figura del profesor en cuanto administrador de un saber “libresco” pero ya hace tiempo que suenan las alarmas avisando de que ese modelo está agotado y la pérdida de talentos y recursos empieza a ser dramática.
Empiezan a ensayarse fórmulas más personalizadas, con el apoyo de las TIC, por ser obvio que la automotivación potencia el logro. Otros, más atrevidos, depositan sus esperanzas en el talento extraordinario de los profesores para motivar. Sea como sea, el rol docente bascula hacia una menor directividad, el profesor pasa a ser más un dinamizador del aprendizaje que la fuente en sí mismo.
Parece que el futuro pasa por una educación que optimice el proceso comunicativo. El emisor autorizado (el profesor típico) deja de ser el centro y  se diversifican sus funciones. La pobreza comunicativa es también una pobreza social y dedicar esfuerzos a restablecer el flujo comunicativo será rentable en términos de creación de riqueza y de mejora de la convivencia.
Para lograr esto se requieren unas condiciones previas y el proceso de su creación constituye la base de nuestra propuesta:


4.      Qué actividades sugerimos

En general, todas las que potencien ir conociendo y dando a conocer formas de trabajo más centradas en el flujo comunicativo y en el desarrollo de las capacidades individuales dentro del grupo, a partir del área lingüístico-literaria. Las podemos agrupar en dos bloques:
 
1-      La divulgación en vivo entre los profesores/as del claustro de las técnicas de la escuela inclusiva: creación de entornos de trabajo enriquecidos, metodología multinivel, aprendizaje cooperativo, deportes no competitivos, resolución de conflictos y mediación para la convivencia, aprendizaje significativo por proyectos, técnicas de liderazgo, etc.
2-      La implementación de líneas de acción que asocien la lectura con experiencias gratificantes:
-Concursos de creación literaria de distinto ámbito, con un diseño esmerado, buscando el modo de que el incentivo a la participación revierta en un mayor interés en la expresión estética.
-Sesiones de cuenta-cuentos, magia, malabares, monólogos, humoristas, imitadores…
-Conferencias, charlas, conciertos, performances,  
-Visionado de películas-vídeos formativos; tutoriales; cine-forum, etc.
-Lecturas dramatizadas de cuentos o historias seleccionadas.
-Sesiones de problemas lógicos.
-Actividades de socialización como:
-Taller de teatro
-Taller de video
-Taller de fotografía
-Taller de comics
-Taller de expresión plástica
-Taller de música
-Taller de psicología
-Taller de proyectos
-Taller de publicidad
-Taller de Educación Física colaborativa
-Proyectos festivos en fechas señaladas incentivando la participación en su organización o ejecución.
-Concursos de ideas, sloganes, campañas publicitarias, campañas crowdfunding,…
-Proyectos educativos multiculturales para conocer los paises de nuestros alumnos o con otro fin.
-Visualización de videos y películas.
-Puesta en común de la experiencia lectora de los alumnos (presentaciones de libros, narraciones en público de experiencias asociadas a la lectura, de algo que se haya aprendido, que haya llamado la atención o sorprendido, etc.)


5.      EVALUACIÓN

1-Al término de cada trimestre del curso se pasará un cuestionario de opinión a los participantes.
2-Se dispondrá un ‘buzón de sugerencias’.
3-Evaluación externa mediante la presentación del proyecto a concursos oficiales.
4-Elaboración de memoria. A valorar por el claustro, consejo escolar y órganos competentes.



6.      CALENDARIO DE REALIZACIÓN:
1-      Labor diaria durante el curso. Todos los recreos excepto uno a la semana.
2-      Propuesta de formación: A principios de curso (2017-2018) se solicitará al CRF la inclusión del proyecto en la modalidad de grupo de trabajo en centros, incentivando así la participación de los profesores.

7.      PRESUPUESTO
1-      En este curso no se solicitará una dotación presupuestaria. En función de la evaluación de final de curso se decidirá si la actividad continúa en el curso próximo o no, y en caso de que siga se volverá a examinar el aspecto de la financiación.


8.      RELACIÓN DE PROFESORES/AS PARTICIPANTES EN EL GRUPO DE TRABAJO

Apellidos/Nombre
DNI
DPTO.
Sit adtva
Antig.en la Uni
ESPINA FDEZ, JULIO MAN.
09353073p
ORIENT.
CC.SS.
8 AÑOS


















































































9.      TRABAJO DE CURSOS PRECEDENTES

Invitamos a integrar/coordinar este proyecto en el Programa de Bibliotecas Escolares y esa invitación se hará extensiva a la Red de Bibliotecas Regionales.
Así como la Biblioteca permanece abierta durante los recreos a lo largo de todo el curso, a partir de ahora también lo estará este nuevo punto de encuentro. Se invita a los profesores a hacer propuestas o a aportar información para enriquecer el proyecto; con ese fin se colgará en la red como un recurso compartido.

10.   CONCRECIÓN DE LA PROPUESTA
La complejidad que supone el principio de curso nos aconseja iniciar el proyecto en fases. Para el primer trimestre, se seguirá el siguiente esquema de trabajo:
Octubre: La Divina Comedia, de Dante Alighieri. Ed. Encuentro Madrid, 2001.
Noviembre: La Tempestad, de William Shakespeare. Ed. Encuentro. Madrid, 1999.
Diciembre: El Avaro, de Moliere. Ed. Encuentro. Madrid, Colección Juvenil.
SEMANAS de cuatro recreos:
Primera y segunda: Lectura Activa- Descifrado de términos, expresiones, significados; contextualización.
Tercera: Interpretación del texto y actualización al escenario vital del alumnado.
Cuarta: Producción creativa lingüística –verbal y escrita-  con lecturas dramatizadas, role-playing, iniciación al teatro, etc.
La metodología será la ya indicada con carácter general en el proyecto y la evaluación sumativa se hará al final del primer trimestre.
En un principio no hay profesores apuntados y se iniciaría con el impulsor del proyecto. Sería interesante considerar la asignación por parte de la dirección de algún otro que disponga de huecos horarios.
Como ya se ha dicho, de momento no se solicitará dotación presupuestaria.
                                                                       Toledo, 21 de septiembre de 2017