Imagen de FÍATE

Imagen de FÍATE

domingo, 27 de noviembre de 2016

RITA, IN MEMORIAM

¡GRACIAS, RITA!
Ayer compré el ABC por ver qué decía de Rita Barberá al margen de la polémica. Y lo que vi me sugirió este artículo.
Casada con Valencia, fue un ejemplo de entrega y fidelidad. Y la tercera gran urbe española la amaba sinceramente. En vísperas de las municipales se disparó una sonora traca contra RajoYEspaña, con explosiones de escándalos en cadena para aturdir y saquear. Durante año y medio estuvieron segándole la hierba bajo los pies a Rajoy y no hubo apoyo suyo que no intentaran tronchar. Al final, a Rita la pillaron con mil euros dudosos y esa prensa canalla, amante de mercenarios políticos, que soliviantaba, confundía y enfrentaba a los españoles, hizo vergüenza y escarnio de una persona honesta; y lució hasta la obscenidad ese inmoral trofeo. Destrozaron sin piedad la carrera y la fama de una esforzada trabajadora del bien común, sin miramientos ni fundamento jurídico. Y de pronto se les muere encima.
Nadie rompe una lanza por ella. Nadie le agradece sus servicios. Un gran silencio se despliega sobre su cuerpo sin vida como una manta. La llora Don Mariano y por su amistad sincera se atreve a unirse a la doliente familia en su duelo. Y allá se fue también Mª Dolores sabiendo que no era bienvenida. Una gran pena. 
Pero la Senadora Barberá era una figura pública de primer orden, y su muerte requiere una explicación. ¿Qué dice el ABC del sábado al respecto? NADA; despliega una doble página central para liquidar la polémica con que disimuló el silencio sobre las circunstancias de su muerte y  ¡carpetazo al asunto!
Ni un informe médico, ni forense; ni una declaración de allegados; ni comunicación alguna de familiares; ni testigos; ni indicios de nada… La periodista Mayte Alcaraz aludió a una traición en la Comisión de Derechos y Garantías y puestos a tirar del hilo con Google topamos con una maraña impenetrable; yendo hacia atrás, a las municipales, entre más de 200 fotos que salen en Google-Imágenes no hay nada, está sola; ninguna figura relevante con ella, en tan sólo una imagen se la ve con una Soraya desdibujada y en otra, como una anciana caduca, reclinándose sobre Cospedal. 
¿Mal periodismo o manipulación? En todo caso, mal asunto, pensé para mí. A ver mañana domingo, aunque el periódico me cueste tres eurazos.
Y en esto llegó Fidel y se acabó la diversión. Más de 30 páginas enterraron por segunda y definitiva vez a Rita. Tan sólo una tibia encuesta a Camps y un artículo (con una foto en primer plano de la Sra. Barberá, Rajoy y un tercero escondiéndose): “La cita frustrada de Rita y Rajoy”, rezaba el título. Lo examiné con avidez pero el cadáver ya olía mal. Empezaba así:
“Temprano el miércoles…”, confirmando por la sintaxis que la noticia era una crónica. Pero no, hasta en eso mentía: Era un pastiche embustero y vil, sembrado de dobleces, desinformaciones, falsedades, medias verdades, e insinuaciones:
“Murió atrincherada; intentó descansar de vuelta de su comparecencia...pero no lo consiguió (?); su amiga muy amiga (Cospedal); a ambos (ella y Rajoy) los echó Fraga… Y mucha más bazofia periodística:
El texto fuerza sistemáticamente la sintaxis para inducir significados torcidos; para tentar al juicio condenatorio; para confundir y despistar; haciendo de principio a fin un manejo espurio de las leyes de la pragmática comunicativa. Y aún más: Las opiniones son mezcladas tan groseramente con los hechos que salta a la vista que la intención del autor no es la de informar. Y suma y sigue: Faltan en el texto más de  una docena de  comas; mete palabras sin coherencia sintáctica ni semántica (‘que’ por ‘de’, etc.); uso de pronombres personales y de relativos que no se sabe a qué persona se refieren… y todo esto intentando trazar una impresión peyorativa de Rajoy y de la propia difunta, a la que en un párrafo tilda de espectro y la describe con aspecto de bruja ...
En fin, queridos lectores, “la crónica” aclaratoria resultó ser una prosa montaraz donde las haya, que hay que abordar con machete; ¡menuda elegía para despedir a alguien que se dejó una larga vida de trabajo sirviendo al bien común!
España, quién te ha visto y quién te ve ¿es así como pagas a tus benefactores? Y si esto haces con el leño verde ¿qué no harás con el seco? ¡Ay, pobre de ti, que no te conviertes!
Perdón, Señor, que hemos pecado. Perdón, Rita, bonita, no nos tengas esto en cuenta, descansa en paz y reza por nosotros.

¡Ven, Señor, no tardes, ven a salvarnos, que perecemos!

viernes, 25 de noviembre de 2016

¿CÓMO SE ESCRIBE: DE GÉNERO O DEGENERÓ?

Lavados La Máquina
Nunca está justificado matar, a no ser en defensa propia. Comprendo el gran dolor de los menores que pierden a sus madres, que es también el dolor de toda la sociedad. Es necesario que las cosas cambien para que la violencia sea en la sociedad algo muy excepcional y no un mal endémico. Todos tenemos que cooperar en esta tarea urgente, que es sobre todo una tarea educativa.
Cada caso de violencia es único como únicas son las personas. Y sólo un juez muy prudente, concienzudo y avezado estaría en condiciones de emitir un veredicto que se aproximara a la justicia.
En ese sentido, las campañas que en democracia se ponen de moda para combatir ciertos males inherentes a su funcionamiento, adolecen por lo general de falta de rigor porque son precipitadas, parciales y no van a la raíz de los problemas. Y en el caso que nos ocupa, las autoridades, los agentes del orden, los comunicadores y las propias mujeres que se organizan para combatir ese mal, independientemente de su buena voluntad, por esa improvisación de que hablamos, tiran piedras a su propio tejado.
La raíz de la violencia se nutre del miedo, como la raíz de la solidaridad se nutre del sentirse bien. Un abordaje del problema que no tenga en cuenta esa realidad, errará la diana y conducirá a la frustración. Como en las enfermedades, de poco sirve combatir los síntomas si no se ataja el mal que los provoca. 
El miedo es libre, pero hay condiciones sociales que lo incrementan y otras que lo atenúan. Para combatir el miedo es necesario recuperar valores como el honor: Es preferible conservar el honor que la vida. De esa manera, como el principal tesoro que tenemos está a salvo en nuestro interior, uno no teme y no se ve abocado a usar la violencia. Si me acusan en falso y me amenazan, estando yo en paz con mi conciencia, podré mantener la calma. 
Por otra parte, se hace un flaco favor a las mujeres eximiéndoles de toda responsabilidad en los procesos de violencia en que se ven envueltas. Porque raramente se dan situaciones en que la mujer no conteste con violencia a la violencia del hombre; y ofende al sentido común reducir el concepto de violencia a la violencia física. Ese procedimiento de hacer de la mujer la víctima de los varones, instrumentado por los agentes sociales que siguen las consignas de los encargados de acabar con la violencia, la aparta del camino que podría reconducirla a la estabilidad y o bien la lleva a la tristeza o bien la mete más en la vía de la violencia. De otro lado, ese desenfoque favorece el resentimiento de los varones y dificulta su obligada relación con las mujeres en todos los órdenes. Igualmente le aboca a la soledad y a la tristeza o a mayor violencia. En cuanto al público en general, es una irresponsabilidad grande inducirlo a enjuiciar de oídas situaciones particulares que son presentadas sin rigor, parcialmente y muy a menudo torticeramente. Cualquier adulto sabe de la enorme complejidad que encierra una relación personal estrecha y por eso no es aceptable que se haga espectáculo de dichas relaciones si lo que se quiere es fomentar la paz. 
Es igualmente inadecuado el uso del término 'violencia de género' porque en la práctica va asociado a crímenes cometidos por varones y lleva inevitablemente a considerar que la violencia es más propia de unas personas que de otras en vez de considerar -como corresponde a su naturaleza- que es una opción de la libertad individual independientemente de las condiciones de vida o de nacimiento de cada uno.

Pero no es casual que en este día tengamos delante el cuerpo aún caliente de otra mujer víctima de la violencia; la policía aún no ha encontrado el arma ni al que la empuñó, aunque dicen que se ha llevado a cabo con la colaboración de muchos. El nombre de la víctima era Rita. La hipótesis de que ha sido víctima de una violencia colectiva no es desdeñable, aunque sólo sea porque lo propio de la violencia es ser una característica social más que un rasgo aislado; ya lo dice el refrán: "Entre todos la mataron y ella sola se murió". Pero tampoco debemos descartar la posibilidad de un crimen pasional.
Desde los medios de comunicación e incluso usando para ese fin los propios coches de la policía y los autobuses, se anima o más bien se obliga a las mujeres a victimarse contra sus parejas. Solo tienen que llamar a un número y todo lo demás lo hacen la policía, la prensa y los jueces. Detienen a los hombres y en la mayoría de los casos los condenan en procesos turbios.
Finalmente, estas campañas, como hemos visto tantas veces, son auténticas cazas de brujas. Pretenden erradicar la violencia, que lógicamente azota más al núcleo de relación más estrecho, y para ello, en vez de promover el uso del perdón, la paciencia y la bondad y de invertir en medidas económicas paliativas, lo que hacen es gastar ingentes cantidades de dinero público en pedir la colaboración de las mujeres para castigar y "castrar" a los hombres. El resultado es la insatisfacción profunda de ambos, la soledad y el abatimiento social.
Los mismos medios que se prestan con impresionante denuedo y dedicación a implementar esas campañas terroríficas, se prestan también con el mismo entusiasmo a ensuciar o ensalzar la imagen de personalidades en función de que sean, usando una expresión vintage, afectas o no al "régimen". Y parece que Rita no lo era. Ella y todas las víctimas de la violencia institucionalizada, descansen en paz. Amén.


















domingo, 20 de noviembre de 2016

ACTUALIDAD ECLESIAL

ACTUALIDAD ECLESIAL
A todos la paz de Dios, la que Cristo nos da y nos hace vencer en todas las batallas. 
Vengo oyendo que Francisco es un papa cercano y campechano, comunicativo y comprensivo con todos. A más de un pecador público le he oído decir que se siente reconfortado por él. Y ha proclamado un año especial de perdón y misericordia.
Cabe preguntarse: ¿Obedece al mandato del amor esa controvertida indulgencia para con los divorciados? Hoy leímos en misa que Moisés consintió el divorcio por la terquedad del pueblo, pero no porque Dios lo quisiera. La extrapolación que algunos hacen diciendo que, como entonces, hay que levantar la mano para que no se aparten las gentes de Dios, carece de fundamento teológico.
Moisés recibió la Ley para gobernar a un pueblo rebelde pero ya no tiene jurisdicción sobre nosotros porque, sin invalidarla, Cristo la superó, de modo que el que cumple el mandamiento del Amor tiene cumplida la Ley entera. Volver a la legalidad es retroceder.
En el oficio de hoy, San Pablo insta a Timoteo a corregir ciertas desviaciones doctrinales de algunos que se autoproclamaban maestros de la ley siendo en realidad obtusos en materia de fe. La Ley, dice, si es legítima y se aplica bien es buena, pero para los criminales y pecadores. Para nosotros, los cristianos, basta la fe sincera y la buena conciencia.
Y de esto mismo habla San Francisco de Asís que hoy celebramos: No tenéis que ser sabios según el mundo sino sencillos, humildes y puros.
En este contexto se debe interpretar la vida de la Iglesia.
¿Conviene que los cristianos se reúnan en las casas y dejen las parroquias para la atención a los pobres, a modo de ONGs?
En la manipulación mediática del Concilio entró la mentalidad del mundo a saco dentro de la Iglesia. La factura fue muy elevada en forma de vocaciones truncadas y desmoronamiento de legados espirituales milenarios. Pero aún más alta fue y aún lo estamos pagando, en forma de ese activismo que por no venir propiamente ligado a la voluntad de Dios fatiga y frustra a los fieles hasta apartarlos de la verdadera fe.
Por otro lado, se da la situación de usar los recursos de la Iglesia en beneficio propio cuando bajo pretexto de oraciones, devociones y tareas eclesiales, nos hacemos un modo de vida piadoso a nuestro estilo pero temeroso de ponerse a producir.
En ambos casos estamos ante una fe achicada, necesitada de tutores y precisada de recibir alimento previamente preparado. Y esto no casa bien con lo siguiente:
Hasta 1957 sólo se habían coronado por un Primado de España seis advocaciones marianas, todas excepto una, patronas de Regiones históricas o de provincias. No hubo más hasta el 2013. La de la Estrella, en la capilla próxima a Santiago el Mayor, es la cuarta que realiza Don Braulio como Arzobispo de Toledo, las otras fueron en Corral de Almaguer, Mora y Méntrida . En su homilía ayer en la Catedral empezó diciendo que se hacía en primer lugar como reconocimiento de la Iglesia a la pureza de doctrina y acendrada espiritualidad de los devotos de esa advocación. Yo me admiro de esto porque hace años que acudo a misa dominical a la parroquia de Santiago e ignoraba esa profunda vida eclesial tan próxima. (Dicho sea de paso, los tan alabados belenes me parecen sobrados de técnica y faltos de espiritualidad y así se lo dije a los responsables).
En resumen: Manipulaciones mediáticas, vueltas a la doctrina, recrudecimiento del activismo, intromisión de los poderes civiles o pseudo-religiosos en los asuntos de la Iglesia, sacar a la religión del espacio público, sólo puede conducir a la Iglesia a una nueva época de esplendor martirial en Occidente.
Un saludo fraterno

¿ES EL CIELO?... ¿SE PUEDE?...


Versión de knockin'...de Mark Knopfler

Un ateo admirado de la belleza de nuestra religión se lamentaba porque no veía que los cristianos viviesen como resucitados. Es verdad, a menudo buscamos seguridades donde no puede haberlas. Nuestra fe ¿está en la Madre o está en la Mafre?
"knock, knock, knocking on heaven's door..." Esta frase se hizo famosa por una canción del flamante Premio Nobel de Literatura, Bob Dylan. Su traducción sería “Toc, toc, llamando a la puerta del cielo…”. Pero Dios no se hace esperar, como el bueno de Bob para recoger su premio, porque Él mismo dice: “Estoy a tu puerta y llamo. Si abres, entraré y cenaremos juntos”. Así de fácil. Porque existe el cielo y existe Dios y viven en nosotros por la fe, y aunque nosotros seamos viles, Él nos colma de bienes y nos trata con cariño. Por Él respiramos, nos movemos, y existimos plenamente.
Aun sabiendo esto, proyectamos nuestra existencia a la baja, con pequeñas ilusiones: Que nuestros hijos estudien una carrera; que consigamos un ascenso, un piso, un coche... Pero por la misericordia de Dios tropezamos en ese itinerario con enfermedades, calumnias, pérdidas, etc., abundantes oportunidades de llamar a las puertas del cielo pidiendo ayuda.
Nuestra cultura, el modo en que hemos sido cultivados, nos ha proporcionado un modo de estar en el mundo impregnado de Dios, y por tanto próspero. La caridad -el amor- la esperanza y la fe son las cuerdas que la mayoría pulsamos para encontrar armonía, son los resortes habituales de la felicidad.
Esa condición es estable: de Dios procede el bien y buscarle a Él es el camino seguro del éxito. Ahora bien, al igual que existe Dios existe su enemigo. Éste es el causante directo, aunque se valga de las personas, de las enfermedades, las desventuras y los sufrimientos. La vida quedó convertida, como consecuencia del daño sufrido por el hombre, en una prueba, una lucha. El cielo tiene que esperar. 
Veo a mi alrededor que los que intentan vivir honradamente tropiezan con dificultades tan serias que generalmente terminan por vivir una fe de mínimos. Una fe, tristemente, que no puede salvarles.
El combate que hoy libramos es tan desigual que es urgente llamar a las puertas del cielo, golpearlas insistentemente hasta que se abran, pues estamos en tiempos muy, muy recios, en dire straits. 
Un cordial saludo.

jueves, 3 de noviembre de 2016

GENITIVO, C'S; GENITALES, ¿?



Lagaceta de Interesonomía se quemó en este último año desestabilizando el país y antes de dar el portazo le pasó los trastos de matar al KBC.
Trastornado está ya el decano de los diarios españoles y en vez de informar y formar, que es lo suyo, se dedica a promocionar personajes secundarios.
Es el caso de Rivera, que fue la perla de Interesonomía y ahora es el KBC el que le da jabón.
Rivera y Lagaceta, justo desde antes de las autonómicas del 2015, empezaron a  ensañarse con Rajoy. Que éste aguantase el chaparrón y saliera fortalecido fue sólo gracias a Dios y a que vivimos en un país bastante civilizado.
Recuerden que cuando el de C’s vio que no podía acabar tan fácilmente con la España de raíz cristiana, se cambió de chaqueta sin ningún pudor; al fin y al cabo, qué podía importarle eso al que subió al poder posando desnudo.
En su bajeza, aprovechándose de la triste y casi dramática coyuntura del país, le dio cobertura a Rajoy como si de un gesto magnánimo se tratara y Lagaceta no perdía ocasión de sacarle en portada estirado y perdonándole la vida al Presidente. ¡Qué ruines!
Después, en medio de la desolación del PSOE, se atrevió a insultar a España diciéndoles a los socialistas que habían entregado el gobierno a Rajoy sin sacar ninguna tajada a cambio.
Hoy he leído en el KBC un elaboradísimo artículo sobre Rivera donde decía que “desde el primer momento ha respetado el derecho del Presidente a elegir su gabinete”,  pero qué arrogancia ¡faltaría más! Y le marcaba a Rajoy los pasos precisos que tenía que seguir si no quería perder su apoyo.
Sí, señoras y señores, el KBC, desnortado, vería muy bien un gobierno presidido por este joven que, pensando que va a vivir tan bien como ahora eternamente, anda buscando por todos los medios legalizar la EUTANASIA, “para solucionar muchos problemas”.
El que siempre fue un diario conservador se ha transformado, o “travestido”, y ahora propugna lo contrario, esto es, acabar cuanto antes con todo lo que signifique continuidad, tradición, respeto, sentido común…
Otro personaje secundario al que el KBC da trato de diva es la señora Esperanza Aguirre. Ésa que, sin dar ninguna explicación, dejó la política recién llegada en los brazos del PP a la Presidencia de la Comunidad madrileña y sin haber hecho por ésta nada (excepto firmar el decreto de defunción de la honradez y la decencia en dicha comunidad al contratar con un magnate del sector del vicio legalizado la implantación en Madrid de una ciudad del ocio tipo Las Vegas; menos mal que luego se vio que electoralmente no era rentable).
Esa señora disgustó a propios y extraños cuando meses después de su mutis por el foro regresó como si nada hubiera pasado y con las pretensiones de mando de siempre (en aquel momento el “mega-negocio del ocio” ya se había chafado).
Anda ahora dando lecciones a Rajoy donde quieran escucharla –y hay quienes ven ganancia en hacerlo. Y cuando interviene en uno de esos foros a su medida, siempre tienen sus palabras elegante eco mediático en el KBC.
Sabe mucho ese diario de distinguidas personalidades, que toda la vida le fueron muy cercanas, y todo ese saber lo vierte espléndidamente en encumbrar a este tipo de personajes polémicos y retorcidos. Un capítulo aparte merece la épica que antes Lagaceta y ahora el KBC vienen construyendo en torno a la figura más que mediocre de Pablo Iglesias. Porque ya se sabe, "divide y vencerás".
Se lo tienen muy creído los amos de la prensa; se figuran que pueden entrar y salir y trastear en nuestras cabezas cómo y cuando quieran y “poner y quitar reyes” a su antojo. Conseguirán engañar a muchos, no hay duda, pero sus maniobras no podrán cambiar el final de la historia. Aunque tengamos que sufrir, la verdad vencerá; porque la verdad padece pero no perece. Un cordial saludo.