Imagen de FÍATE

Imagen de FÍATE

martes, 22 de septiembre de 2015

Un chaval de quince ó dieciséis años

Queridos padres:
Os escribo esta carta porque así por escrito me es más fácil hablar de lo que me pasa.
Estoy acostumbrado a callarme las cosas que de verdad me importan. Si algo me da miedo, por ejemplo, no se lo digo a nadie para que no me llamen cobardica o cosas peores. Pero la verdad es que a menudo lo paso mal. 
Mis amigos no se andan con contemplaciones. Bromean unos con otros y se ríen de las debilidades ajenas, así que yo procuro hacerme el simpático para poder ser uno más. Pero vamos, a gusto, a gusto, no estoy. A veces me lo paso bien, pero no tengo verdadera confianza con ellos. 
He empezado a hacer cosas que no son buenas porque todos mis amigos las hacen. Y en ocasiones no os he dicho la verdad. No me siento a gusto portándome así, pero me arrastra la corriente. 
Yo no sé si es que algo me inquieta por dentro, la conciencia o lo que sea, pero continuamente estoy buscando distracciones. Y si me regañais es peor porque entonces intento estar todavía menos tiempo en casa. Por cierto, no me dicen nada los reproches que me hacéis y de tanto oirlos menos todavía. Bueno, a veces, cuando estáis muy enfadados lográis asustarme un poco, sobre todo si decís que me voy a convertir en un "no sé qué".
Yo creo que estoy como anestesiado o algo por el estilo, porque siempre fuisteis lo primero para mí y ahora, como se suele decir, "me resbala casi todo".
En el instituto es un desmadre. La mayoría de los profes no se enteran de nada.  Van allí, sueltan su rollo y desaparecen; casi somos como números. No me apetece nada estudiar y la verdad es que en la pandilla se cuentan cosas más interesantes que en clase. Hay algún profesor que intenta ser más cercano pero es muy poco tiempo en comparación con lo que pasamos allí. Y es muy pesado estar oyendo continuamente la misma cantinela "Como no os pongáis las pilas ya veréis"... La verdad es que se te quitan las ganas de ser mayor. 
A propósito de eso, viendo cómo viven la mayoría de los adultos, sobre todo la hipocresía y el egoísmo, cada uno para sí y los demás que se apañen, uno se revuelve por dentro. Los de mi edad lo vemos todos así. Pero luego, como no se nos ofrece ningún medio para cambiar las cosas, ni ninguna alternativa de vida, pues qué vamos a hacer: "Carpe diem", vivir el momento intentando pasarlo lo mejor posible. 
Hombre, tontos no somos, y sabemos que el futuro está muy mal... Y por eso hay tanto botellón, yo creo, para no pensar en lo difícil que lo tenemos.
Luego hay cosas muy raras. La gente empieza a desvariar un montón. Por internet te enteras de cada cosa que alucinas e incluso ya lo ves por ahí. A mí me asustan un montón todas esas historias. La gente está loca o qué.
La verdad es que ya no sé qué pensar. No entiendo nada. Estoy hecho un lío y me dan ganas de meterme en casa y no salir.

(Esta carta es una ficción que intenta reflejar la vida de uno de nuestros adolescentes. Y sirve para dar una idea de lo necesitados que están de una orientación. Casi cada uno de ellos es un SOS andante. 
Desde la Fundación para la Integración de Alumnos con Trabas Especiales cooperamos para que ninguno de estos chicos y chicas se pierda. Tú también puedes ayudar. Llámanos hoy mismo. Gracias.    

Teléfonos y correo-e de la Fundación

925 041 097

925 229 207

635 391 865

fundacionfiate@gmail.com

Llama o deja tu mensaje. Gracias.

domingo, 20 de septiembre de 2015

La Pasión

De todas las escenas de la peli de Mel Gibson me quedo con la del encuentro entre Jesús y María camino del Calvario. 
Encogido el corazón vemos ascender penosamente a Jesús con la cruz del mundo a cuestas; bajo peso tan brutal sucumbe y cae; su rostro llagado se estrella una vez más contra el suelo y entonces ve a María; en el abismo de amor y pena en que se encuentran, su Majestad la nombra albacea eterna de la dicha que le entrega: "Mira, Mamá, hago nuevas todas las cosas"; este dulcísimo consuelo que sólo la Virgen dolorosa pudo alcanzar lo recibimos ahora nosotros por su intercesión. 
Ayer estuve con mi familia en la presentación del nuevo Plan Pastoral de la diócesis y vi con satisfacción que aquellas sublimes palabras de Jesús eran el lema elegido para explicar el contenido del plan.
Daba gusto estar allí. El flamante salón, precioso, abarrotado; los medios técnicos impecables: Excelente sonido e imagen; iluminación y climatización automáticas; sincronización perfecta...Ni un solo fallo.
Una oración en primer lugar; a continuación la voz cálida de Don Braulio leyendo su plan; después una explicación del contexto teológico del mismo y, por último, la actuación de los seises (lo digo en broma, a propósito de que cada delegación tuvo seis minutos para exponer lo suyo).
La pantalla acompañaba las palabras de los ponentes. Le pregunté a mi mujer cuál era aquel fotograma que servía para animar la transición de los contenidos y me dijo que era la escena de La Pasión en que se ve a Jesús bromeando con su madre en la carpintería. Al principio me desconcertó un poco el "desparejamiento" entre el icono y el lema elegido, pues lejos quedaba Nazaret del Calvario, pero luego lo vi bajo otra luz.
Morir perdonando al que te mata era una novedad; y resucitar también. Ciertamente, en ese suceso único y eterno desaparecía el hombre viejo: Una desgracia personal ya no sería nunca más una pérdida irreversible; y cualquier logro quedaba por lo mismo relativizado.
Jesucristo, ayer, hoy y siempre, es el Big-Bang de la Nueva Creación; la onda expansiva que sale de su corazón traspasado no cesa de renovar el mundo. Por eso está en el centro de una ecología integral; por eso su Misericordia entrañable es la receta para las dolencias de este mundo y por eso la familia sigue siendo el centro de nuestra pastoral, pues es el hábital natural del hombre misericordioso. Pero ¿a qué Jesús me refiero, al del Calvario o al del taller?
En realidad es el mismo y vivir con Él es estar dispuesto a abrazar a nuestra madre María en la paz del hogar o en el tormento del Calvario. No es poca cosa amar como en Nazaret, en el silencio de las obligaciones cotidianas, pero la fecundidad de esa entrega, el fruto maduro del amor, nos llevará como a Él a la pública confesión de la fe y a la persecución. ¿Resistiremos?
Para que sea posible resistir al ímpetu de las olas, Jesús nos ha prometido que la prueba no superará nuestras fuerzas. Cristo, desde la Cruz, nos tiende una mano y nos rescata del mar embravecido. En la Vega del Tajo o en el Mar de Galilea. 
Un abrazo fraterno.

Donar DINERO a FIATE: C.RURAL 30810235612680660624

En esa cuenta de la Caja Rural de Castilla-La Mancha podéis colaborar con la Fundación. Entre todos construiremos un futuro mejor para nuestros hijos y nietos. Muchas gracias.

jueves, 17 de septiembre de 2015

Heridas

Una herida deja una huella, una cicatriz. Esta parte de la piel pierde sensibilidad, se acartona. En este sentido una herida representa siempre una pérdida. 
Nuestro cuerpo, intacto al nacer, va sufriendo mermas progresivas en el proceso vital hasta desaparecer convertido en polvo. Cuidar de nuestro cuerpo, en cuanto que formamos parte de una sociedad, es también un ejercicio de responsabilidad. Y cuanto más sana esté la sociedad en que vivimos mayor será la "onda benéfica", digámoslo así, que esparce en el mundo. Y viceversa.
Constantemente estamos tomándole el pulso a nuestra sociedad. Leemos el periódico con ánimo de encontrar noticias de buena salud social y por lo mismo decaen nuestros ánimos al toparnos con lo contrario.
Lo cierto es que últimamente no abundan las buenas noticias y además todos constatamos a diario en nuestras relaciones habituales el deterioro progresivo del organismo social en que vivimos.
Anthony Flew fue un eminente filósofo inglés muerto en el 2004. Paladín del ateísmo, al final de su larga vida llegó a la conclusión de que había una "Inteligencia Creadora", de que Dios existe. Las últimas investigaciones sobre el ADN le inclinaron a dar ese paso. Observar la enorme complejidad que rige las combinaciones de elementos diversos para formar vida fue el detonante de su cambio. El cálculo de  probabilidades de que al lanzar al aire las letras que componen la frase "To be or not to be" cayeran en ese orden, daba una entre mil millones. Este dato ilustra la complejidad que Flew consideró excesiva para ser producto de la casualidad.
En relación con el contenido de ese experimento, me admira la enorme dificultad que a menudo encuentro para hacerme entender de otras personas en cuestiones que en principio se me antojan bastante simples. Y constato que esta dificultad no es exclusivamente mia.
En una entrevista reciente expresaba el filósofo D. Gustavo Bueno esa misma calamidad: "No se puede hablar de nada", aludiendo a la enorme confusión reinante. Recuerdo, siendo alumno suyo, que a una compañera, al quejarse de la nota de un examen, le obsequió con el piropo de que tenía el cerebro como un queso. La chica, reconociendo como 'servicio a la verdad' el exceso dialéctico del profesor, no se lo tomó a mal. Pero la anécdota nos sirve para advertir la valoración del panorama actual que el filósofo resume con la frase "tenemos el cerebro destrozado".
Nuestros tropiezos causan también heridas en la psique que van resecando nuestro organismo social y que han llegado ahora a ser tan graves que están dejando prácticamente "inutilizado nuestro cerebro". En concreto, la zona que regula el uso del lenguaje está tan afectada que empieza a ser farragosísima la comunicación más elemental entre las personas. Al mismo tiempo se está intentando abrir una vía al ensalzamiento y humanización de la vida animal, con lo cual, átense cabos...Me viene a la memoria ese chistecito: "-¿Qué tal, hombre?"; -"Pues anda que tú".
Volviendo a Flew y enlazando con Bueno; si al paso que vamos el "to be or not to be" llega a no ser más que un trabalenguas clásico, desaparecería el argumento que condujo a uno de nuestros más admirados pensadores a despreciar su enorme fama por amor a la verdad. ¡Ojalá Dios no lo permita!
Un cordial saludo.

Postdata: Ayer, 7 de agosto de 2016, murió Don Gustavo Bueno y esta publicación del blog es del 17 de septiembre de 2015. Quiero añadir a lo escrito entonces que lo que afirmo de Flew hay que reconocérselo igualmente a Bueno: haber despreciado la fama por amor a la verdad.
No hacía mucho que yo le había saludado en las calles de Oviedo y me había dicho que estaba como siempre, a lo cual le repliqué en un guiño cómplice que él nunca había estado "como siempre". Obviamente, con aquella expresión venía a decir "intentando ser coherente y trabajando sin parar...".
Le envío desde aquí a su familia mi más sincero pésame y el de la Fundación para la Integración de Alumnos con Trabas Especiales. 

miércoles, 16 de septiembre de 2015

De corazón, en un día lluvioso

Abro con ávidez Facebook:
- ¡A ver quién dice algo interesante!
- ¡A ver qué noticias hay!
- ¡A ver qué foto, qué reflexión conmovedora, qué hechos heróicos me hacen vibrar, qué suceso feliz ha ocurrido!
Se trata, o de ponerse a la moda o de mejorar mi "mood" (estado de ánimo), de llenar la vida con algo que merezca la pena.
Penas llevamos dentro todos cuando nos asomamos a Facebook y quien más quien menos espera descargarlas.
Yo también, pero por pura gracia de Dios, aún cuando las penas se me clavan como puñales, siempre encuentro el modo de levantar la mirada al cielo y pensar: ¡Qué importa! Al fin y al cabo la vida pasa en seguida y muy prontito, Jesús mío, estaré contigo en el cielo, gozándome en tu amistad para siempre. ¡Qué maravilla! ¡Vengan a mí las penas, que verte al final, bien las vale!
Aún así, sabiendo que mucho no aguanto, me consuela junto a ese pensamiento saber que Jesucristo me está viendo y como me conoce perfectamente sabrá librarme de lo que excede mi aguante.
La verdad, no hay mejor lotería en la vida que ser cristiano. Os animo de todo corazón, porque aún sin conoceros os considero mis hermanos y quiero lo mejor para vosotros, que gocéis de este regalo que se nos ha dado gratis y que es incomparablemente mejor que cualquier cosa que podáis desear los que aún no os habéis encontrado con Jesús. Por favor, daos una oportunidad. No os digo qué tenéis qué hacer porque se trata tan sólo de creer que Él está vivo y ahora mismito le puedes conocer, si quieres. Ese pasito sí que es decisivo en tu vida y a través de la tuya, en la de muchos.

martes, 15 de septiembre de 2015

Qué hacer cuando estamos confusos

Yo no tengo una ventana desde la que se vea el mundo. Creo más bien que el mundo me ve a mí por una ventana, de tal manera que conociendo perfectamente cuales son mis movimientos me maneja según sus propios intereses. Me explico.
Hace unos 3 ó 4 años era la prima de riesgo y unos tal "hombres de negro"; después Portugal, Irlanda y Grecia; la amenaza de la recesión; la amenaza del caos español; etc. etc.
Hoy son los refugiados. Y cada día parece que estamos al borde; pero los días siguen pasando... El único efecto indiscutible de este machaque es una población paralizada y avasallada, sujeta a poderes de los que no se habla en la prensa pero que pesan también sobre los Rajoy, Merkel, Hollande y cia.
Es inútil intentar formarse un juicio recto a partir de los propios medios de comunicación, aunque leas el País y el ABC juntos cada día. Porque ya nada es lo que parece. A fuerza de disfrazar la realidad, ésta se nos ha escurrido y ya no hay quien la pille.
Un día, hace ya años, me decidí a creer en Dios y volví a la Iglesia Católica. Me fue muy fácil crecer en mi fe porque esa Iglesia me acogió como una verdadera madre, feliz de mi regreso; y me cuidó y alimentó con mimo y eficacia.
Después de años de cuidados llegó un momento en que me dije a mí mismo: ¿Crees de verdad que Dios mandó a su Hijo Unico al mundo para salvarle muriendo de muerte horrible en una cruz? Y me contesté que sí. Acto seguido me vino este pensamiento:
Si crees eso, es una ofensa gravísima a Dios que, después de haber hecho cada día todo lo que buenamente puedes, te acuestes con alguna preocupación. Porque si Dios entregó su vida por amor a tí, y eres sincero con él, intentando ser bueno de verdad, pensar que te pueda suceder algo malo es intrínsecamente perverso e insensato. NO EXISTE NADA  que justifique vivir con miedo: ¡NADA!
Por supuesto que los procesos psicológicos existen y que exige un tiempo ajustarlos a esa noticia gozosísima que en definitiva es la noticia definitiva. Pero es el camino obligado y si nosotros los cristianos no lo abrimos y desbrozamos para los demás tendremos que dar cuentas a Dios mismo.
El Evangelio aporta al mundo las condiciones para la PAZ, aporta la CONFIANZA que permite que todo crezca y se mantenga. Y pone solamente una condición: Que creamos en un Dios VIVO que nos ama.
A partir de ahí ya no hay caos posible; porque aunque se confabulasen todas las fuerzas del mal para hacernos daño, nos bastaría llamar a nuestro Padre para ponernos a salvo.
Que de las palabras del Santo Padre unos y otros se pongan nerviosos no tiene sentido. Él habla en nombre de Cristo, no es que él sea Cristo, sino que éste le da la autoridad para hablar en su nombre. Por eso, si no entendemos bien su mensaje no hay por qué ponerse nerviosos. Basta con retirarse a la propia habitación y preguntarle directamente a Jesús que es lo que dice el Padre respecto de esas cosas que nos intenta transmitir el Papa. (Se admiten preguntas).
Un cordial saludo.

Una de "Antes..." y "Después..."


ANTES...
Esta mañana he ido notando los síntomas de la gripe. Recordando lo mal que lo había pasado la última vez que tuve una, empecé a replegarme en mí mismo, apagándome paulatinamente. Al llegar a casa me tomé una pastilla y me tumbé, dejando a un lado mis obligaciones. La perspectiva de un gripazo y los inconvenientes que conlleva fueron avasallando mi conciencia hasta persuadirme de que efectivamente estaba enfermo y de que ya no podía hacer nada hasta que me repusiera. Y ¡ala! a sufrir...

DESPUÉS...
¡Uuyyy! ¡Qué mal...! Vaya...bueno...a lo mejor no es nada; se lo dejaré al Señor. Pensándolo bien, si de veras caigo, seguro que saco algo bueno; pero ciertamente me dan ganas de tumbarme y poner el cartel de "Cerrado por defunción"...¡Venga hombre! no te asustes que es peor, enfermo y todo tienes cuerda para rato. De momento echa una mano en casa, escribe algo para los amigos, déjalo todo en manos de Jesús.
Sí, realmente se puede vivir de otra manera.

lunes, 14 de septiembre de 2015

UN TIPO EDUCADO


Cogieron a un grupo de seminaristas a la hora del recreo y los hicieron entrar en clase. El profesor les dijo: "Escriba cada uno en un papel qué es lo que haría si supiera que en diez minutos se va a morir". Piadosas actitudes fue la tónica general de las respuestas, pero uno dijo: "Yo seguiría jugando al fútbol".
Esta anécdota condensa el objetivo de una buena educación: Enseñar a vivir en paz. Pero ¿es posible estar siempre preparado para morirse? ¿es posible gozar de tanta paz? Por supuesto que sí y esta es la gran noticia que urge divulgar.
En el desenlace de Macbeth, un noble pierde a su hijo en una batalla y por considerar que la causa fue justa mantiene la calma. Porque la vida no es el fin en sí misma, de tal modo que "todo es relativo". Y los ingleses se paran a las cinco a tomarse un té y una magdalena -cupcake- para no olvidarse de afrontar la vida con esa actitud: Peace and quiet! Don't panic! Keep calm! PAZ

viernes, 11 de septiembre de 2015

Una pizca de sal



A menudo me llegan noticias que me empujan a la tristeza pero, gracias a Dios, de un tiempo a esta parte, no logran "su propósito". No les resulta tan fácil zafarse,  sin embargo, a muchos de nuestros conciudadanos.
"Es lo que hay", se oye decir, que equivale a expresar que el mundo es imperfecto y que el sentido de la vida es ir contracorriente.
Pero no, el mundo está bien hecho. Las razones para la tristeza hay que buscarlas no en los hechos sino en la interpretación que le damos a los mismos. Nadie puede negar que la más razonada y razonable de las interpretaciones no es definitiva. Y si esto es así, si tenemos que dejar siempre un "gap" para la "intuición", es desacertado darle a éste un sesgo negativo.
Muchas personas en la historia son ejemplos de que esta "interpretación positiva" de "lo que existe" trae al mundo frutos reconocidos de paz y prosperidad, en una palabra, de excelencia. 
En resumen, habiendo "lámparas tan maravillosas" en este mundo ¿por qué empeñarse en volver una y otra vez la mirada hacia la oscuridad? El cambio que soñamos es posible si creemos que es posible, lo digo por experiencia.

Fíjense, hoy me ha parecido simpática una persona que habitualmente me mira con desdén ¡que alegría! Y otro ejemplo, a pesar de haber tenido esta mañana un serio disgusto, no me vine abajo porque sabía que muy pronto volvería a estar en calma y feliz. Y mi predicción no falló.
El blog de la Fundacion Fíate quiere ser un sitio para alegrar la mirada. Les ruego lo difundan. Gracias.

jueves, 10 de septiembre de 2015

INCREÍBLE PERO CIERTO

En este blog hablamos de cosas útiles, de experiencias que nos puedan enriquecer, y voy a abrir yo mismo la veda con algo que me ha reportado excelentes beneficios.

A veces nos vienen pensamientos que a nosotros mismos nos asustan o bien nos incomodan. Un pensamiento de celos suscitado por alguna circunstancia casual, por ejemplo. Sabemos que si le hacemos caso va engordando, al mismo tiempo que nuestro malestar, pero por otro lado es muy difícil no darle vueltas.
Hay muchos tipos de pensamientos inquietantes pero para nuestra suerte todos se manejan de la misma manera. En primer lugar hay que decir que no tenemos ninguna culpa de que nos vengan; otra cosa es que les demos crédito y los acojamos como "la verdad" de lo que nos pasa. 
Este rasgo de nuestra naturaleza, esa inquieta imaginación que como decía Sta. Teresa es "la loca de la casa", a pesar de tener muy fácil remedio, sigue causando grandes estragos. El remedio consiste en considerar esos pensamientos inquietantes como algo "que nos viene a la mente pero que no es nuestro" en tanto y cuanto "no nos lo apropiemos". El consejo práctico que doy es éste:
Una vez que te llegan esos "visitantes indeseados" procura no ocuparte en atenderlos sino, antes bien, continúa atendiendo a aquello en lo que estabas ocupado. Al principio notarás una fricción interior desagradable e incluso a veces muy desagradable. No importa, eso es normal, eso es la forma en que funciona nuestra psicología. Ese malestar irá cediendo en la medida en que sigamos "desatendiendo" ese indeseable reclamo. Un maestro me lo explicaba así:
"Te llega y se te clava entre ceja y ceja; tú tranquilo, sigue a lo tuyo. Al poco tiempo se habrá trasladado un poco más arriba, hacia la frente y seguirá esa ruta de exilio hasta salir por tu nuca dejándote como si nunca te hubiera visitado". Y produce una gran satisfacción comprobar que tienes dominio sobre huéspedes tan inoportunos que en ocasiones anteriores te habían invadido en tu propia casa haciéndote la vida imposible.
Queridos amigos, no pierdan ocasión de practicar este sano ejercicio. Y no olviden que "La Vida es Bella".
Adiós, hasta pronto.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

martes, 8 de septiembre de 2015

Convocatoria:
Las personas que hayan venido a vivir a Castilla-La Mancha en la condición de "refugiados" (desde países en guerra) pueden llamar a la fundación para solicitar apoyo en los estudios para sus hijos. En función de las solicitudes y los recursos de la fundación se hará una selección por orden de demanda.

Mi vida de hoy. Cosas edificantes.

He ofrecido mis penas y alegrías de hoy por la salvación de las almas. En el trabajo he hecho lo que me parecía en conciencia que era mi deber, incluso violentándome a mí mismo en alguna ocasión y mirando al bien común; no he hecho concesiones al quedar bien pero he intentado ser correcto y agradable con las personas que he tenido que tratar.
Respecto a mi familia, he pedido una aclaración a alguien para intentar conciliar una decisión con mi mujer. He vencido mis miedos en algún momento para amarla "aquí y ahora", olvidándome de mis análisis objetivos. Y he procurado sonreírla con mis ojos.
A mi hija no le hice mucho caso cuando reclamaba mi atención con lloros y en algún momento que me pidió ayuda no le resolví yo el problema sino que le hice partícipe de lo que a mí me funcionaba en esos casos.
Hoy he tenido un día tranquilo y relajado y me he hecho propósitos de amar a mí mujer amando también lo que ella ama.
Un saludo cordial a todos.
Julio Manuel


Segundo Cumpleaños

Queridos amigos:
Por fin echamos a andar, los primeros pasitos de Fíate, en la paz de Dios y poniendo tan solo nuestros mejores deseos.
En primer lugar daros las gracias a los que aún creeis que se puede hacer algo para que las cosas mejoren. Y en segundo lugar pediros vuestra colaboración: Una hora de vuestro tiempo a la semana para dar clase. 
La idea es que cogiendo a los chicos de uno en uno y con cariño, potenciemos sus cualidades.
En principio os pedimos apoyos escolares normales: Lengua, mates, etc. Al mismo tiempo algunos de nosotros empezaríamos con apoyos más técnicos (a alumnos con perfil TDAH y cosas así).
Cáritas o La Cruz Roja empezaron también de un deseo. Primero se plantan las semillas y si Dios quiere pronto se recogen las gavillas.
Cualquier sugerencia que queráis hacer tenéis el teléfono de la Fundación y este blog para hacérnosla llegar. Muchas gracias y un cordial saludo.

                                            Móvil: 635391865 ; Fijo: 925041097