Imagen de FÍATE

Imagen de FÍATE

lunes, 14 de diciembre de 2015

LA MISERICORDIA



“…su canto al sol dispara/despierta al soñoliento/y al que pecó lo encara/con el fulgor de la verdad.” Esto es de un himno de la Liturgia y me ha venido al considerar que lo que voy a decir es como el canto que dispara la honda de David para matar a Goliat.
Acabo de llegar de la Catedral Primada adonde me ha llevado la apertura del Año de la Misericordia. Procesionamos una multitud de cristianos cantando himnos y salmos hasta entrar por la Puerta del Perdón. Iba con nosotros la imagen del Cristo de la Vega. Fui mucho rato a su lado, mirándole y rezándole. Me fijé en sus pies y en su mano, clavados al madero, y en esa otra, larga y tendida hacia nosotros. Me concedió ese Cristo, Hombre y Dios, vivo y verdadero, meditar un rato en su misterio: Coronado de espinas, la cabeza inclinada ante el verdugo con la más profunda humildad, destilando Amor por sus heridas; y para colmo, si además de muerto y vivo para siempre, con tal de que uno se lo crea, por si lo que muestra La Cruz no fuera lo bastante explícito, este Cristo dejaba bien claro que era capaz de desclavarse un brazo y tendérselo al alma necesitada de su ayuda. Ese hombre, de tan cruel manera muerto para proclamar el triunfo soberano del amor en medio de este mundo en tinieblas, era Dios mismo. Nadie puede sufrir ni haber sufrido más que Él y por eso todos hemos sido redimidos en la Cruz y de Ella está naciendo siempre la Vida, el perdón, la hermosura, la bondad, la esperanza, la alegría, la amistad, la luz, la verdad, la felicidad sin sombra y sin fin.
Me llevé una sorpresa al encontrarme con tantísimas personas en aquel acto y una gran alegría al poder disfrutar con ellas de un clima de oración, adoración y recogimiento. Interiormente tenía la sensación de que algo especial estaba ocurriendo. Y puede que fuera lo mismo que Jesús suscitaba entre las gentes de su época: La multitud, habiendo oído hablar de Él, salía a su encuentro, sedienta, buscando sin saber muy bien qué y recibía una paz en el corazón que poco a poco iba transformando sus vidas.
Yo sentía entre el gentío que aquel era mi pueblo, España; un pueblo que ha oído hablar de Jesús y le busca y está dispuesto a andar precariamente por duros caminos para encontrarse con Él. Sí, desde luego, un pueblo esforzado, y sufriente.
Y al ver esas caras que tan bien conozco desde mi lejana infancia, se avivó aún más en mí el dolor por la tremenda injusticia que a diario contemplo.
No quiero en modo alguno inquietar a nadie con esta reflexión mía sino, al contrario, poner de mi parte lo que pueda para evitar que ese mal prospere.
¿Qué despropósito es ése de que algunos se despachen a sus anchas ofreciendo a este pueblo futuros podridos como única alternativa y que piensen que lo pueden hacer impunemente?
¿Quién se atreve a pensar que no haya en España una mayoría que crea que se puede construir un futuro sin matar a los niños en el vientre de su madre o a los viejecitos en cuanto se cojan un catarro? ¡Por Dios! Que si los cristianos no decimos esto a voces lo gritarán las piedras.
¿Murió Cristo, todo un Dios, no hecho de oro ni de plata sino de puro amor por nosotros, para que vayamos convencidos a las urnas de que ese proyecto macabro de futuro sea inevitable? En verdad que no. Pero hay que dejar ya de buscar la vida en los aljibes agrietados de nuestra pobre ciencia y zambullirse con confianza plena en las fuentes de la Misericordia, las que manan sin cesar del corazón humano de Dios, que se ha dejado traspasar para que no nos dé miedo entrar a formar parte de su vida divina.
Tal vez se necesite que algunos héroes anónimos mueran por decir esto a los cuatro vientos; pero de ser así vendrían también desde los cuatro vientos, antes de que se murieran, cientos de legiones de ángeles para ayudarles a bien morir y acto seguido escoltarles con honores al cielo. Y después de todo ¿qué puede importar el trance de la muerte si al morir entramos en la vida plenamente feliz y eterna?
Las riadas de personas que han salido a las calles a oír hablar de la Misericordia volverían saciadas a sus casas si contemplaran en su corazón que hay algo de mucho más valor que el cuerpo mortal en que vivimos; que por la molicie de ese cuerpo que tanto amamos obtenemos una vida interminable y sin dolor, para amar y ser amados; y que abrazar la Cruz de cada día es entrar en intimidad de esposos con Cristo, que está VIVO, y recibir de Él un amor tan intenso y tan dulce que en cuanto el alma lo prueba descansa por fin.
Un cordial saludo.

sábado, 12 de diciembre de 2015

RESISTID

Queridas y sufrientes familias de alumnos con dificultades; queridos simpatizantes de Fíate:

Pronto hará dos meses desde que una inesperada carta de la Consejera de Bienestar Social nos hiciera concebir esperanzas sobre una respuesta institucional a los problemas educativos de vuestros hijos. Lamentablemente, una vez más, parece que nuestra ilusión va a verse frustrada. 
Aunque Doña Aurelia Sánchez Navarro nos dio la imagen de una persona entregada al servicio público del ciudadano, sin hacer distinciones, y se mostró con muchas ganas de ayudar, de escuchar y de colaborar con todos, sus buenas palabras han acabado en decepción. Porque si en campaña no se dignó hacernos la más leve promesa de colaboración no podemos esperar que lo haga una vez pasadas las elecciones.

En el escrito de respuesta que me dirigió como portavoz de Fíate, decía entre otras cosas:"...para seguir trabajando por Castilla-La Mancha.    compartimos la estima por la institución escolar como instrumento fundamental (...).
Su confianza es un motivo más para luchar por...que las cosas mejoren cada día para todos los ciudadanos de nuestra región. En esta andadura cuento con el empuje y el compromiso de una organización activa como la que usted representa"

Pero eran sólo palabras. Está claro que su valoración del papel de la educación en el futuro de la sociedad  no es la que nosotros hacemos y que, en general, la educación no es para este gobierno regional una prioridad política. Y el sentido común nos dice que si a este gobierno no le importa que los ciudadanos tengan una buena educación es porque prefiere que seamos incultos y dóciles. Es una pena que después de las dolorosísimas lecciones que nos ha dado la historia sobre la insensatez de ese pensamiento político, nuestros gobernantes se empeñen en llevarnos por el mismo camino sin salida.

Sea como sea, queridos padres de Castilla-La Mancha, no olvidéis que esta Fundación no nació para recibir sino para dar; y que nuestro patrimonio no es material sino, sobre todo, moral; según lo cual, convencidos como estamos de que la Historia la maneja Dios mismo, a pesar de los tropiezos seguimos trabajando con la misma ilusión, construyendo en cada momento como podamos y hasta que Dios quiera, la nueva civilización, la que tiene por única ley "Amarás a Dios sobre todo y al prójimo como a ti mismo".

Un cordial saludo.
   

miércoles, 18 de noviembre de 2015

ÁNGELES



Existen. Y acuden en nuestra ayuda en cuanto los llamamos. Cuando nuestras fuerzas naturales ya no pueden más, aún nos quedan las sobrenaturales, que se nutren de la fe. Y aunque ésta esté bajo mínimos, siempre hay suficiente para gritarle a tu Ángel de la Guarda: ¡Ven!, y al punto está con nosotros sacándonos del apuro. Esto no es una cuestión opinable, simplemente funciona.  ¡Ah! y tampoco es superstición, faltaría más.
Sé que muchísimas familias viven dramas horribles en la aparente normalidad. El silencio que lo encubre todo hace de estas situaciones auténticas torturas. Los divorcios, los suicidios, las más diversas patologías y los vicios más esclavizantes tienen a menudo su origen en ese cáncer familiar.
Lo más sagrado de la humanidad, el núcleo social privilegiado por la naturaleza con el don de la fecundidad, se ha vuelto un terreno casi impracticable. O bien se desvirtúa hasta volverse estéril o bien le crece tanta maleza que lo hace igualmente inútil. ¿Qué le ha pasado al amor entre un hombre y una mujer?
Ese amor es como una planta. Comienza siendo una semilla y si las condiciones son favorables, esta semilla sigue su curso hasta convertirse en una planta hermosa de la que saldrán hijos igualmente buenos. ¿Qué condiciones son esas? Trabajos, atenciones, cuidados y mucha paciencia, para esperar a que el cielo la haga crecer y dar fruto.
Aun así, aun cuando hayamos puesto todo lo que esté en nuestra mano, es posible que la espera sea tan larga y costosa que tengamos tentaciones de abandonar. Porque el terreno en que tiene que crecer esa semilla está actualmente plagado de parásitos y se requiere de un esfuerzo heroico para protegerla durante todo su crecimiento. Además, en muchas ocasiones, el diagnóstico de la posible enfermedad es tan complicado, que la única posibilidad de acertar y vencer al mal depende de tener consigo, como uno más de la familia, al mejor jardinero del mundo, y a tiempo completo.
Pero lo feliz del caso es que éste jardinero está disponible siempre que se le llama (como sus ángeles) y está siempre dispuesto a habitar en nuestra casa.
Hermanos, si los problemas con tu mujer, tu marido, tus hijos, etc. se multiplican y te desbordan, no lo dudes, busca el modo de conocer al buen hortelano  e invítalo a entrar en tu hogar. Lenta, pero seguramente, tu intrincado jardín se irá limpiando y en lugar de cardos dará flores.
Un cordial saludo.

martes, 17 de noviembre de 2015

ALUMNOS



Además de las experiencias familiares y de lo que aprendan por "su cuenta", en los primeros veinte años de vida los jóvenes están muy influenciados por las vivencias escolares. ¿Qué les enseñan?
A eso se le llama "el currículum", y este puede ser explícito u oculto. El primero son los contenidos académicos y el segundo un montón de experiencias humanas de las que se habla poco. Pero eso tiene que cambiar.
Esforzarse tanto en adquirir un montón de datos no tiene mucho sentido. Por más saberes librescos que añadamos a la mochila,  nos van a servir de poco en el tipo de sociedad que nos espera. Por ejemplo: ¿Alguien de Vds. se había imaginado hace tan sólo siete años el desplome económico? ¿Y la tensión geo-política dentro y fuera de España? Difícilmente. Más bien nos creíamos lo que nos iban diciendo en la televisión. Y ahora además no podemos reclamar y ni siquiera tenemos a alguien de confianza a quien votar.
Entonces ¿qué tenemos que hacer? Pues tenemos que ponernos a pensar por nosotros mismos, como adultos que somos.
Corría una mujer por la orilla del mar gritando: "Mi hijo, el doctor, que se está ahogando". Ridículo, verdad. Y sin embargo real como la vida misma. Esa escena refleja que hemos convertido la vida en un concurso de escaparates y "nos da algo" si no ganamos el premio. Una locura.
Los años en que somos alumnos son los de nuestra entrada en el mundo, los que empleamos en ir descubriendo de qué va esto de vivir. Si esos años no nos sirven para descubrir que la vida tiene un sentido y un sentido hermoso, por el que vale la pena esforzarse, sufrir, amar y morir, no estaremos construyendo el futuro y muy probablemente la pérdida sea irreversible...para todos. 
Para recuperar esa ilusión por vivir, el momento histórico presente es crucial. Seguir la inercia indolente en que nos habíamos metido es altamente peligroso. La vida no es un juego. Es hermosa, pero nos compromete totalmente. 
Están cayendo los eslabones más débiles y nos van arrastrando a todos en su caída. Por un clavo se perdió una herradura, por una herradura un caballo, por un caballo un jinete, por un jinete un general, por un general una batalla, y por una batalla la guerra. O lo de Hemingway: "¿Por quién doblan las campanas? Doblan por ti."
Que la dinámica escolar de nuestros días se parezca en esencia tanto a la de hace un siglo es cuando menos llamativo. Somos los mayores los que estamos fracasando. Nuestro modo de vivir no es atractivo y eso se refleja en las instituciones escolares, que cada vez aburren más a los muchachos. 
El retorno necesario en esa inercia lo hemos de poner cada uno arrimando el hombro y cuadrándonos. Frenando el empuje de la barbarie del individualismo con nuestro pecho, con nuestra carne y si es preciso con nuestra sangre. En el momento último una espléndida y serena sonrisa se dibujará en nuestro rostro pensando que hemos hecho un futuro mejor para aquellos que tanto amamos.
Un cordial saludo.